Storify se convirtió en verbo en solo un año de existencia

storify

Varios investigadores que se han dedicado a  estudiar   la naturaleza de las  interacciones sociales en la neurociencia han confirmado la hipótesis base que indica que el cerebro humano está básicamente orientado a lo social, a establecer vínculos de interdependencia entre personas y comunidades.

Esta orientación hacia lo social es la piedra sobre la que se sustentan productos y redes como Facebook, Twitter y en el caso que hoy me ocupa: Storify.

Dentro de la gira de Geeks on a Plane en Buenos Aires, tuve la oportunidad de acudir al evento organizado por HackHackers Buenos Aires, la comunidad de periodistas para la conversación, colaboración y creación de herrramientas Web para el periodismo, que tuvo a Xavier Damman, co-founder & CEO de Storify como invitado especial.

” Cuando creamos Storify lo hicimos con la idea de que la gente pueda amplificar las voces que le importa, que pueda elegir sus fuentes y darle el contexto justo de crear una narrativa personal para su comunidad”,  aseguraba Damman, frente al interés de decenas de periodistas que han encontrado en la aplicación una poderosa herramienta para democratizar las voces y testimonios que incluyen en sus medios, transformando esta curación de contenidos en una pieza periodística en sí misma.

“Se trata de testimonios, o historias que no mueren; la herramienta te permite guardar esos Tweets que luego van a desaparecer de Twitter”   indicaba el líder del equipo de Storify, un belga radicado en San Francisco , que además de su popular creación también ha fundado la comunidad HackDemocracy; una comunidad que tiene como punto de inicio y encuentro, la “innovación para más democracia”.

Xavier Damman durante su exposición en HackHackersBa

Storify fue muy importante en durante la cobertura, curación y compendio de información de las protestas contra Wall Street.  Durante esos días los protestantes aseguraron subir un bloqueo mediático donde fueron arrestados varios periodistas. Entonces, finales de 2011,  la herramienta fue el medio más efectivo para almacenar las noticias que los medios no registraban.

El éxito de Storify

Xavier Damman se refiere a Storify como una herramienta que crea empatía entre el periodismo y la ciudadanía; es una oportunidad para reconocerse.  ” A la gente le encanta encontrar que un medio ha replicado su opinión, que lo ha tomado en cuenta y lo convierte en una fuente”.

Que un periodista cree una una historia a partir de los testimonios espontáneos y las vivencias que la gente publica en la Web, lo acerca a la comunidad que quiere servir, es una interacción social del periodismo hacia a sus fuentes y público.

Equivale a sun hábito social positivo para la empatía desde el periodismo hacia el ciudadano. Un giro de tuerca hacia esos usuarios que  ven a las “fuentes” como el circuito del poder, un grupo de 20 o 100 personas e instituciones que dan siempre la vuelta por las páginas y pantallas, como un Olimpo negado para la verdadera participación democrática.

El reto de Storify

Fundada en el 2009, Storify “se convirtió en verbo en solo un año de existencia”, afirma Damman y es verdad, en las salas de redacción se ha vuelto común la frase ” Let´s Storify this”  .

La startup californiana que en febrero pasado levantó USD 2 millones de capital semilla, no tiene claro cuál será su modelo de negocio para el futuro. ” En este momento estamos dedicados a determinar el costo de la adquisición de usuarios ( customer acquisition), para en base de ello establecer el mejor mecanismo de retorno” ante la pregunta de qué posibilidades están barajando para hacer del drag & drop de historias sociales un negocio rentable, la respuesta puede ser aún vaga: ” Quizás ofrecer el servicio de historias “privadas”  que deban ser pagadas”.

En este punto más de una interrogante de prende, cuando  ” la pertenencia” de la historia imposible de determinar. Un tuit publicado en Twitter que  luego es reproducido en Facebook, para luego ser tomado en Storify  o un video publicado en Youtube, que es incluido en Storify,   no puede reclamar fuente de pertenencia.

¿Problemas de copyright? Poco probable, Damman llama a la reflexión: “Si lo analizas, las capturas de pantalla son los antecesores de Storify, solo que en la herramienta que ofrecemos, siempre vas a citar la fuente,”  un dato no menor en tiempos de impunes “copy/paste”.

La herramienta estará disponible próximamente en árabe e italiano. ¿ Español?  Pronto