Monomi: desarrollo colombiano bajo el modelo bootstrapping

Captura de pantalla 2012-05-18 a las 16.49.00

De conversaciones al final del día al calor de un café y de ideas escritas en post-its nace Monomi, una plataforma de e-commerce creada con la idea de de abrir la puerta al  comercio electrónico en Latinoamérica y eliminar las limitaciones técnicas  y económicas que implica tener una tienda online para creadores con pocos recursos.

Este desarrollo nace de un proyecto bootstrapping de Monoku, empresa de desarrollo con talento 100% colombiano, cuyo lema es construir aplicaciones simples y hermosas para la web. “We build beautiful & simple solutions” es su provocador lema: “creemos que todo en internet debe ser accesible, usable y crear una experiencia amable. Lo que desarrollamos debe ser hermoso y simple, para todo el mundo.  Un Monoku (el nombre de nuestra empresa) es una variante de un Haiku. La estructura de un poema “monoku” busca crear un texto hermoso en sólo una línea, esa es la filosofía de nuestra empresa”, anota Germán Avellaneda, CTO y co-fundador en Monoku.

Esta es una  plataforma gratuita para todos los que quieran “probar el agua tibia” de su negocio y tener su tienda personal sin tener que invertir demasiado en un desarrollo y diseño para su propio sitio. Permite agrupar productos por categorías e inicialmente ofrece la posibilidad de subir hasta 4 productos con todas las características, sin ninguna limitación. Adicionalmente, hay un plan pago de 10 dólares mensuales para todos los negocios que deseen ofrecer más productos.

Otra de sus características notables es la integración con el sistema de pagos colombiano PagosOnline, en donde los vendedores podrán definir de forma dinámica su usuario y llave de su cuenta para facilitar la integración de su tienda con este servicio.

Con seis meses en versión beta, Monomi aloja ya más de 850 tiendas personales, que le apuntan al mercado de los creadores independientes, personas que hacen sus productos y crean piezas únicas: diseñadores, luthiers, artistas, de allí su particular estilo y a la belleza de su interfaz. Sin embargo han recibido también muy buena acogida de resellers, distribuidores y retailers que venden a través de facebook.

Al principio Monomi fue una idea que siempre estuvo en nuestras mentes y la discutíamos mientras almorzábamos o tomábamos café, luego estaba escrita en “post-its”. Simultáneamente muchas personas escribían o venían a Monoku para solicitar el desarrollo de una tienda online, pero nos encontramos de frente con limitaciones de tiempo, presupuesto, usabilidad, mantenimiento, entre otras, primando siempre el poco dinero que tendrían los clientes para invertir. Es casi imposible tener una tienda en línea independiente con menos de 60 dólares mensuales de mantenimiento, con las plataformas de e-commerce profesional que existen hoy como Magento; que a pesar de ser muy robustas, requieren conocimientos técnicos muy avanzados. Esto excluye fuertemente a todos los negocios que a pesar de tener el potencial de vender en línea, no podrían pagar por el servicio”, anota Diana Reyes, estratega en Monoku.

Tomando nota de todas esas necesidades y con muchas ganas de hacer algo “in house”, el equipo Monoku hizo la tarea, investigó, hizo cálculos y fue así como decidieron reunirse al final de la jornada laboral para pensar cómo hacer una plataforma limpia, hermosa, robusta y muy fácil de usar, comenta Julián Amaya, CEO y co-fundador de Monoku.

El desarrollo

Monomi utiliza metodologías de desarrollo ágiles como SCRUM. El backend se desarrolló usando Django y con hosting en Linode, igualmente se integró el trabajo del backend como el del frontend para desarrollar modelos MVP que permitieran la creación de productos complejos (múltiples atributos con múltiples precios) de forma dinámica. El frontend, se encuentra desarrollado sobre dojo en su gran extensión, HTML5, y CSS 2 y 3 con el apoyo en Compass. Acerca de los estilos, se modularizó y se abstrajo la definición de las variables modificables para facilitar la generación de temas en el lado del usuario.

Iniciativas como la de Monomi demuestran que en el país no solamente hay mucho talento sino además emprendedores capaces de maximizar sus recursos disponibles (en el caso de Monoku ideas, tiempo y ganas) y de invertirlos para crear un gran producto  en extra tiempo laboral. En el caso de Monomi el objetivo está cumplido: han logrado un muy buen resultado que vale la pena ser explorado y conocido por los emprendedores de toda América Latina. Sitios como Williing, que reseñamos hace unos días en PulsoSocial y Monomi  son una muestra de que los emprendedores locales han entendido que el e-commerce despega en la región y que se aproxima un momento de explosión en los negocios a través de la Red.

Equipo de Monoku en sus oficinas de Bogotá. Fotografía cortesía de Diana Reyes. 

Acerca del autor

Aleyda Rodriguez

De profesión filósofa. Editora y redactora de contenidos para la Red. Ha trabajado para diversas marcas del entorno tecnológico, publicitario y de PR que operan en Colombia. Aprendiendo a usar sus gadgets para producir y reproducir conocimiento en Internet.