Menu Superior

Camilo García, la cobertura del #atentadoBogotá a partir de las redes sociales

Camilo García es el editor de noticias de Publimetro.co (la versión digital del diario de circulación local) quien estuvo a cargo de la cobertura del atentado de ayer en Bogotá. El medio rápidamente ha construido una sólida audiencia a través de Facebook, TwitterSoundCloud, Foursquare, TumblrYouTube, Flickr y Google+ , convirtiéndose paulatinamente en uno de los medios digitales más fiables del país.

Fotografías: cortesía de Camilo García*

Después de coberturas tan difíciles como la de ayer, el periodismo siempre abre un espacio para la reflexión. En este caso me acerqué a Camilo para analizar el papel que juegan las redes sociales y aplicaciones (web y especialmente móviles) a la hora de  cubrir un hecho periodístico tan complejo como este. Acá la entrevista:

PS: ¿Cómo te enteraste de lo que había sucedido ayer en Bogotá?

CG: Escuché una explosión, pero como  trabajo al lado  de una construcción pensé que el sonido provenía de allí. Vi un tweet en @publimetrocol y advertí a mis compañeros que estuvieran atentos a todas las redes. Nos llegaba información de todo tipo: que se trataba de disturbios en la Universidad Pedagógica, que no habia pasado nada grave. Finalmente alguien en twitter confirmó que estaba cerca y  que había escuchado una explosión muy fuerte. En ese momento empezaron a llegar muchas menciones, tanto a la cuenta de @publimetrocol como a mi cuenta  personal. Entonces simplemente tomé la decisión de ir, porque en el ejercicio de mi profesión he aprendido el valor de llegar primero.

PS: ¿Fuiste el primer periodista en llegar al lugar por monitorear las redes sociales ?

Cuando yo llegué no vi a ningún periodista. Un par de minutos después de mi llegada vi a alguien de NTN. Yo llegué antes que el General Palomino y el General Martínez, incluso en el video en el que estaba transmitiendo le pregunto a Palomino sobre un balance, él me dice que no y que me quite. Luego otro policía me dijo que no molestara con el celular “que podría haber otra bomba”. Allí me cambié de lugar y me hice en el costado de abajo del lugar en donde ocurrió la explosión. Empezaron a llegar todos los medios. En ese momento ya vi a RCN y Caracol, solo dos reporteros. Luego llegaron varios más.

PS: ¿Cómo definirías esta clase de reportería que se apoya en redes sociales?

CG: Todo lo que está sucediendo en este campo es un signo del nuevo periodismo en la era digital.  Hasta ahora estoy definiendo las características de esta nueva forma de narrar historias. Todo cambia acá, pues como no tengo límite de tiempo puedo hablar con tranquilidad, con detalle. Eso implica cambios profundos en la forma de narrar. Ahora estoy pensando qué o cuáles son las características  de ese nuevo periodismo, aún no las sé. Por ahora solo  pienso que debo informar pensando siempre en el interés público. Por eso informo sobre el estado de Transmilenio, las vías alternas, los eventos que alteran el normal funcionamiento de las cosas en la ciudad. Un principio que parece ser útil  es que debo informar de tal manera que las personas que me ven y me leen a través de las redes sociales tengan información que les sirva para tomar decisiones.

Gracias a esto hoy  puedo transmitir primero que cualquier medio a través de redes o vídeo en celulares.  Esta manera de informar tiene muchas diferencias si se le  compara con la  forma tradicional de hacerlo. Antes, generalmente,  para tener información sobre un hecho se esperaba a  que la radio confirmara, hoy no sucede así. La misma gente confirma, tenemos miles de ojos por todas partes de la ciudad. Eso hace que uno como periodista pueda tomar decisiones: ¿ir o no ir? moverse a un sitio o a otro. La misma gente  ayuda. Esto implica transformaciones muy grandes en el periodismo. La fuente ya no es la policía o las entidades públicas, la fuente es la gente que está conectada a redes. Obvio, detrás de todo esto hay que hacer una buena labor de filtrado de todo el río de información porque siempre hay agresiones, mentiras, invenciones.

PS: ¿Cuáles herramientas usas para esta labor?

CG: Un celular con un plan de datos y un app que permita conectar todas las redes al vídeo. De esas hay varias, pero a mi me gusta Ustream. Lo que hacemos es embeber el video que sale del celular en nuestro portal. Esa app es muy útil porque tiene un chat, allí la gente nos puede contar sus opiniones. Todo esto lo hago desde mi  iPhone, aunque he utilizado también el Xperia x10. Proximamente estaré intentado con un iPad que puede ser mejor por el asunto de duración de la batería. Ayer, por ejemplo, utilicé dos iPhone, pero el desgaste de la batería es algo complicado. Podemos transmitir por tres horas seguidas desde el iPhone, pero se acaba la batería y toca cambiar de celular o asumir un plan B. Por eso tenemos varios celulares.

PS: ¿Cuáles son tus herramientas de mayor apoyo a esta labor?

CG:  Muchas veces, mientras estoy transmitiendo, estoy también mirando mi Twitter personal. En el tema de aplicaciones lo útil es el iPhone conectado a las redes; tengo una carpeta que se llama Social, en la cual tengo el twitter del trabajo, el facebook del trabajo y todas las redes, incluido Google+ e Instagram. Tener esta carpeta es muy útil porque muchas veces uno tiene dos segundos para una foto y debe reaccionar  rápido.

Twitter es vital, Facebook es vital y Ustream es vital. Muchas veces yo no puedo seguir todo lo que pasa en esas redes entonces el equipo desde la oficina me llama al otro celular o por Whats app me van contando cosas.

PS: Si has sido reportero para medios tradicionales, ¿cuáles diferencias relevantes encuentras entre una y otra labor? ¿Cuál te gusta más y por qué?

CG: Yo tengo seis años de ejercicio de periodismo tradicional. Son muchas las diferencias. Lo digo desde la academia (soy profesor de periodismo digital de la  Universidad Javeriana) y desde la práctica profesional.  En el periodismo tradicional que he hecho durante todos estos años en el 60% de los casos la información sale de fuentes oficiales. En los medios tradicionales nunca crearon un canal para hablar con la gente. En Internet esto no es así. Eso implica muchos cambios que aún no preciso con claridad, pero que estoy descubriendo. En redes es muy claro que uno se entera primero que todos.

Ahora, en la forma de contar las historias todo está cambiando. Antes se tenían tres modelos. La noticia de radio que son 30 segundos, se habla rapidísimo y es muy puntual. La noticia de televisión que tiene mas tiempo, pero igual es precisa y rápida; y el artículo: la nota de un periódico que puede ser de gran extensión o una nota para internet que generalmente es corta.  Con Internet todo esto cambió. Reportar de esta forma: yo puedo narrar con tweets, puedo tener más fuentes de las que tiene la radio porque muchos políticos o funcionarios públicos ya tienen redes. Además no tengo límites de tiempo ni espacio. Se puede contar una historia durante tres horas seguidas  con testimonios y opiniones de muchas personas. Es probable que esto no sea la panacea ni lo mejor, pero tiene muchas ventajas.

A mi me gusta el periodismo digital. En el periodismo tradicional ya no creo. Es aburrido, es estático, no evolucionó, es más de lo mismo, es información mediada por intereses. En Internet hay un asunto de transparencia; por ejemplo  yo no puedo filmar un cádaver porque sin duda la gente me censurará con razón en mi twitter o en el medio que represento. En Internet el control social acerca de la información que se produce  es muy fuerte. Entonces todo este panorama hace que la labor sea mucho más entretenida y útil para los ciudadanos.

*Camilo Andrés García, más conocido en el mundo de Internet como @hyperconectado, es periodista profesional, egresado de la Universidad Santo Tomás, con más de siete años de experiencia en radio, prensa, televisión e Internet ( lo que más le gusta).  Ha trabajado para varios medios del país. Ganó un Premio India Catalina por un documental sobre fútbol que hizo para Señal Colombia. Acaba de publicar un libro sobre Hackers lanzado en la Feria del Libro de Bogotá.

No comments yet.

Deja un comentario