El teletrabajo crece en América Latina

teletrabajo

Según un estudio de IPSOS, casi un 80% de los trabajadores consideran que teletrabajo brinda la posibilidad de encontrar el tan perseguido “work life balance”, esa ¿quimera? que suele consistir entre equilibrar el tiempo dedicado al trabajo, la familia y el ocio.

En el medio, el tiempo, ese bien tan preciado y a la vez tan caro y tan perseguido en la actualidad parecería ser más controlable: “Al no tener que viajar a la oficina se ahorran un promedio de 1.5 horas por día, lo que equivale a 15 días por año. Trabajar desde donde uno desee, no tener que viajar, poder manejar los horarios de una manera flexible, también tiene un efecto positivo en la salud: el 73% de los teletrabajadores aseguran que tienen una alimentación más sana, y su nivel de stress se reduce en un 25%” asegura Alex Konanykhin  fundador de KMGi Group y CEO de Transparent Business.

Más datos nos sitúan en esta nueva realidad del mercado laboral: durante 2012, la población de trabajadores móviles se estimará en 1200 millones de personas en todo el mundo. “Esto significa que el 35% de los trabajadores a nivel mundial desarrollará sus tareas fuera de la oficina al menos una vez por semana, y que el 7% lo hará de manera constante en la modalidad de teletrabajo” asevera Konanykhin.

También el planeta se ve “favorecido” por este cambio en la modalidad laboral: Cisco estima que si 50 millones de personas sólo en los Estados Unidos trabajaran medio tiempo desde el hogar, las emisiones de gases contaminantes podrían reducirse en 51 millones de toneladas por año.

La era del acceso

En su libro, “La era del acceso”, el economista Jeremy Rifkin habla de que la era del acceso en la que vivimos “da paso a un conjunto de supuestos para los negocios muy diferentes a la era del mercado. Los mercados, físicos, concretos, previsibles, seguros dejan lugar a las redes, vendedores y compradores se sustituyen por proveedores y usuarios y casi todos los productos adquieren el rasgo de acceso”. El “inmueble” como lugar físico de trabajo también se transforma.

El viejo modelo laboral de un enorme edificio corporativo en el que pasamos ocho o nueve horas diarias, también está quedando atrás. “Las nuevas herramientas digitales están ayudando a dar a luz a un nuevo paradigma del trabajo en el que ya no hay oficinas, horarios estrictos, códigos de vestimenta ni viajes eternos hasta el lugar de trabajo” agrega Konanykhin.

En el pasado, la productividad de un empleado era muy difícil de medir. De la mano de las plataformas de gestión de negocios a través de la web, las empresas pueden contratar personal en cualquier lugar del mundo de manera segura. Hablamos ya en Pulso Social de Transparent Billing (entre otras herramientas online) que ayudan a acabar con los límites que impone la distancia: “su negocio puede estar en Miami y contratar a un diseñador gráfico en Hamburgo, monitorear sus tareas y tener un seguimiento en tiempo real a través de Internet” enfatiza Konanykhin .

El crowdsourcing en este sentido, también es otra forma de que el acceso a Internet habilite posibilidades de negocios a distancia. Choosa es un ejemplo de cómo una idea o un diseño puede provenir de cualquier parte del mundo, simplemente poniendo en línea un concurso de creatividad.

El mercado laboral se ha convertido en un ámbito realmente global, donde los profesionales pueden ofrecer su talento sin límites de fronteras, y las empresas pueden acceder a los mejores profesionales de forma fácil y dinámica. “El resultado es espectacular por el precio que pagan. Se llevan cantidad y variedad de ideas e incluso luego del concurso, pueden quedar en contacto con el creativo. Se convierten en fanáticos de la modalidad” puntualiza Peter van Grinsven, Managing Director de Choosa.

¿Y qué ocurre en América Latina?

En la Argentina, un relevamiento llevado a cabo por el CENIT (Centro de Investigaciones para la Transformación) y el Observatorio PYME durante el 2010, da cuenta de que el 10% de la firmas de la Ciudad de Buenos Aires utiliza el teletrabajo como práctica laboral.

El informe del CENIT y el Ministerio de Trabajo de la Nación llega a la conclusión de toda actividad mediada por las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones es en principio teletrabajable. De esta manera, se calcula que la Ciudad podría alcanzar un máximo de difusión del TT del 26% de su fuerza de trabajo para el 2014.

“No tenemos una estadística oficial pero según estudios de realizados a fines del año pasado, existen más de 1.800.000 oficinas en el hogar en nuestro país. Desde el Ministerio propiciamos el crecimiento de la implementación formal de esta práctica desde el 2008, con programas de capacitación para los trabajadores e incentivos para las empresas que los contratan”, cuenta la Dra. Viviana Díaz, Coordinadora de Teletrabajo del Ministerio de Trabajo de la Nación.

Para Argentina, si bien existe un proyecto de modificación de la Ley de Contrato de Trabajo, se creó la Coordinación de Teletrabajo, para promover la implementación de plataformas de teletrabajo.

Para el resto de América Latina, hay un muy buen horizonte para el teletrabajo. Colombia por su parte, cuenta ya con una ley que reconoce el teletrabajo como una nueva forma de organización laboral, pero el Gobierno Nacional trabaja en la creación de la Red Nacional de Fomento al Teletrabajo.

En Brasil, Dilma Roussef firmó la ley que establece que los teletrabajadores tendrán los mismos derechos que los que trabajan en oficinas. En Chile, la revisión del Código de Trabajo tuvo la intención de  garantizar que se les reconozcan los mismos derechos laborales que a los demás trabajadores, prohibiendo que se le exija el cumplimiento de un horario laboral. En Perú finalmente, existe un proyecto de ley para regular el teletrabajo pero el impulso del sector privado es el que hoy en día predomina.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa