Reclutamiento online: ¿están tus perfiles sociales alineados a tus expectativas laborales?

headhunter_jobs

Hoy en día, la red social más usada para buscar trabajo es LinkedIn, teniendo en cuenta que según las últimas cifras difundidas, unos 150 millones de profesionales están interconectados a través de ella.

Sin embargo, los perfiles de otras redes sociales como Facebook y Twitter también se convierten en la imagen, branding personal o puerta de entrada para muchos profesionales, dado que reclutadores, responsables de Recursos Humanos y headhunters acuden cada vez en mayor medida a la web para confirmar información o bien conocer más detalles de posibles candidatos.

La reputación personal que construimos en la red, entonces, se vuelve decisiva. Aún aunque no lo queramos expresamente, lo que decimos en las redes sociales y la forma en la que estructuramos nuestros perfiles sociales puede ser definitiva para definir el potencial como candidato a tal o cual puesto o trabajo.

María Olivieri, Manager, Finance, HR  & Shared Service Divisions de Page Personnel despeja algunas dudas sobre cómo debe importar la huella digital que se va dejando en la red a la hora de buscar empleo o simplemente para alinearla con las expectativas laborales.

¿Cuál es la importancia de cuidar la reputación online mientras se busca trabajo?

La reputación del candidato es importante tanto online como offline. Cuando un candidato comienza a buscar trabajo, su nombre se convierte en su marca. Por eso, es importante partir de este punto. Se tiene que pensar que un perfil 2.0 puede ser la primera herramienta por la que una empresa o una compañía de headhunters pueden contactar al candidato. Por esta razón, es importante tener el perfil profesional online actualizado. Por otro lado, se debe ser consistente con lo que el candidato busca vender con su nombre.

¿Cómo se puede mejorar los perfiles sociales según las búsquedas que se realizan?

Se debe tener en cuenta que el perfil online es igual que mantener un Curriculum Vitae (CV) offline. Debe tener un objetivo, qué se busca desarrollar, cuáles son las principales fortalezas y distinguir responsabilidades en el puesto actual de una forma breve. Todo esto hace que un CV sea más atractivo para los consultores. Además, es recomendable mantenerlo con un perfil profesional. Por ejemplo, en Linkedin poner una foto profesional o en aquellas redes sociales que se relacionan a la vida personal, ser consciente de qué  información se comparte tanto con los contactos dentro o fuera de la lista. Por esta razón es importante tener presente las herramientas de confidencialidad para definir los parámetros.

 ¿Qué se recomienda decir u omitir en los perfiles sociales?

En general se debe tratar de mantener el perfil individual. Por ejemplo, si se recomienda a una persona sin conocerla de verdad, puede terminar jugando en contra del candidato. Por esto, es recomendable tener un comportamiento corporativo y cuidar la imagen que se busca transmitir. Además, se debe tener en cuenta el estilo con el que se comenta. Hoy en día, los comentarios se replican en diferentes redes sociales o en los buscadores, por lo que si una persona busca comunicar un perfil profesional, hablar con una jerga informal puede funcionar en contra. La información que se recomienda publicar es estrictamente profesional. Por ejemplo; compartir los logros, responsabilidades o cuáles son los planes a futuro. Hoy la privacidad es un factor fundamental, se tiene que medir el impacto de lo que dice. Por lo tanto, si el candidato sabe que utilizará  una red social para buscar trabajo, debe ser consciente de lo que dirá, seleccionar dónde y con quién compartirá la información

¿Qué hay que tener en cuenta al realizar una recomendación?

Cuando se busca entrar en contacto con otros profesionales o si se realiza una recomendación los cuidados deben ser muchos. Debido a que el mercado es muy chico, si una persona se conecta con un profesional que no tiene la mejor imagen, quedará conectado a él, lo que le puede jugar en contra.

Respecto de mantener un CV online, Olivieri puntualiza las mismas consideraciones que para un CV offline. “Puede ser que el CV online sea más resumido, pero tiene que ser un espejo de lo que se le mandará a la empresa o con el que se contará al momento de comenzar un proceso de búsqueda”. Otro tema de gran importancia es la transparencia que brinda Internet: “Se puede poner en duda la credibilidad profesional en el momento de encarar una búsqueda si se agregan tareas que el candidato no haya desarrollado o que no sepa hacer. Un perfil online está más expuesto que uno offline, por lo tanto, se debe entender que mentir sobre las tareas desarrolladas o la experiencia juega en contra” concluye.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa