[Análisis] Ciber-ignorados: Las principales leyes que buscan controlar la Web en el mundo

99884_4738

Tal y como se anunció, ayer fue aprobada en Colombia la denominada “Ley Lleras Recargada”; un cuerpo legal que tiene como fin cumplir las condiciones puestas por Estados Unidos para la firma del Tratado de Libre Comercio entre ambos países.

Periodistas  y blogueros colombianos han planteado duras críticas a la agenda gubernamental a la que califican  de complaciente y sumisa; reclamando de sus legisladores algo de soberanía para al menos entablar un debate respecto a un tema, que, a medida que pase el tiempo y la Web se vaya consolidando, ganará relevancia política.

Dichas críticas, que pueden tener sentido  desde la perspectiva local, no deben perder de vista que lo sucedido en Colombia ayer, es un capítulo más de una lucha mundial de los grandes grupos económicos por transfigurar la distribución ( y no la creación) de contenidos de la Web  desde lo horizontal hacia lo vertical.

El presidente Obama tiene el mismo incendio en su propia casa, y en tiempos de reelecciones, será uno de esos temas que resulta conveniente aplazar después que los norteamericanos vayan a las urnas.

Podemos hacer un recorrido mundial con Leyes Antipiratería , constatando el efecto dominó de la “boom” de leyes concentradas a controlar la distribución de contenidos Web de la democracia occidental. Acá un resumen:

1. Francia: Loi Hadopi o Ley de los Tres Avisos

Es la  Ley de Creación e Internet, en la cual la autoridad tiene el derecho de requerir la dirección IP de quienes se descarguen  “ilegalmente “ archivos, para enviarles un primer correo de advertencia. Si en los próximos 6 meses el usuario tiene buen comportamiento, la “causa” es archivada.

De lo contrario si el usuario llega a tener 3 correos, un juez puede multarlo por 3.750 euros y suspender la conexión web hasta por el plazo de 12 meses.

Tras la aprobación de la norma, Reporteros Sin Fronteras incluyó a Francia en la Lista países enemigos de Internet, en la categoría  “Bajo vigilancia”  ¡Viva la Revolución!

Inglaterra: Digital Economy Act

Esta ley dispone la desconexión de los cibernautas que tengan el hábito de bajar  material que tenga derechos de autor.  Los ingleses no se andan con rodeos y la multa puede llegar a los 60 mil euros, algo así como 80 mil dólares.

También prevé el cierre de páginas que indexen a obras protegidas.  Los proveedores de internet también tienen su parte, pues están obligados a tener buenas prácticas on line y si detectan que algún usuario infringe la ley, puede llegar a pagar multas por  300.000 euros

Un diseño que apuesta por la vigilancia y persecución social mutua.

Suecia: IPRED

Desde el 2009 que  Suecia toma el nombre de la  norma propuesta de norma de la  Unión Europea Intellectual Property Rights Enforcement Directive o IPRED para su legislación interna.

Es en este país que “la primera gran batalla judicial ya ha tenido lugar contra los propietarios de la página The Pirate Bay Web, una página de intercambios que acumula millones de entradas desde su creación, a los que se les impuso una multa de 30 millones de coronas suecas y un año de prisión, que por supuesto han recurrido.” según lo reporta AcePrensa en su blog.

Irlanda: Tiene su propia SOPA

En esta norma, quien crea que su obra ha sido plagiada, tiene el derecho a obtener una orden judicial que clausure el sitio pirata.

Alemania: Urhebergesetz

Los alemanes no decepcionan y en su cuerpo legal antipiratería no hay media tintas. Si te descargas canciones o películas en Alemania puedes ir hasta dos años a prisión, en caso de que el uso que le diste hay sido personal. Si por el contrario, el uso dado fue comercial, la pena puede ser de  hasta 5 años. Las redes WIFI abiertas están prohibidas.

Estados Unidos: SOPA, OPEN, PIPA y la que se venga

Es el frente de la batalla entre Silicon Valley y Hollywood. El país que ya es firmante del ACTA, el Tratado Comercial Anti-Falsificación  que busca fijar  “protección y respaldo a la propiedad intelectual, con el fin de evitar la falsificación de bienes, medicamentos genéricos y piratería en Internet.

Acerca del alcance de SOPA, hablamos en un artículo anterior. En cuanto a OPEN (Online Protection and Enforcement of Digital Trade) que es apoyada por los gigantes de Internet  habilita la suspensión o cierre de un servicio hasta que un dictamen judicial compruebe la existencia del delito.

España: Ley Sinde

Cualquier persona que piense que sus derechos de autor han sido vulnerados en una página Web, podrá denunciar al “pirata”  ante la  Comisón de Propiedad Intelectual , que  recurriría a un juez exclusivamente para autorizar la cesión de datos del dueño de la página.

Hace poco, la Fiscalía General del Estado anunció la creación de una  Fiscalía de Sala de Criminalidad Informática que entre sus tareas tendrá  la persecución de los delitos cibernéticos, incluidas las infracciones a las normas del derecho de autor cometidas en el entorno digital.

 ACTA

En el corazón de la estrategia mundial por el control de los contenidos web esta el Tratado Comercial Anti-Falsificación ACTA

Entre sus países signatarios estan:

  • Canadá, Estados Unidos, por América del Norte.
  • En Europa: Dinamarca, Reino Unido, Irlanda, Bélgica, Luxemburgo, Francia, España, Portugal, Italia, Malta, Suecia,  Finlandia, Letonia, Lituania, República Checa, Austria, Hungría, Rumania, Bulgaria, Grecia y  Eslovenia.
  • En Oceanía: Nueva Zelandia y Australia. Entanto que en Asia figura Japón.

Brasil: ¿ Verdad o  mero rumor?

La quinta economía más poderosa del mundo,  estaría contemplando dar un giro de 180 grados en sus políticas de control de contenidos Web. Ayer  Infobae informó al respecto, asegurando que la presidente Dilma Rousseff  estaría estudiando instaurar en su país una norma muy similar a la SOPA estadounidense.

¿Todos esos tuits fueron en vano?

 Ayer en Colombia la consigna fue  #noalpupitrazo, un mensaje   trágico de quienes se sabían signados por el destino.

Lo mismo sucedió en España, que para peor sabor, lo aprobaron un 31 de diciembre.

Trending topic por aquí, resumen por allá. Apagón, hackeo a la página oficial. En todos los casos, a excepción de Estados Unidos, donde el lobby  de la industria del entretenimiento tiene del otro lado a pesos pesados como Google o Facebook y se logró aplazar el tratamiento de la ley.

Los “trending topic” y la movilización ciudadana on line no hacen mella en quienes van diseñando una Web estática y a la medida. ¿No hacen mella o es que tampoco nos lo tomamos más en serio que un tweet, un descargo verbal o un post en Facebook?

Quizás no, quizás el usuario tiene un lugar asumido: la resistencia. Sea a través del hábito y la capacidad de acceder y crear más conexiones y contenidos  frente al camino cerrado.  Si es así, se trata de un camino sinuoso, lleno de escollos y donde la principal amenaza es que en un  mundo con las herramientas suficientes para la comunicación, a la final terminemos por ahondar fracturas.