Conoce a tres mujeres que están cambiando los medios digitales en América Latina

image description

Las palabras nos habitan y nosotros habitamos en ellas. Es un camino de ida y vuelta que construye la realidad. Todas las aplicaciones de las que hablamos, las plataformas, el social media, está hecho para conseguir el ideal del intercambio instantáneo que permita la comunicación.

Las mujeres vamos construyendo ese mundo y le reclamamos a la Historia oficial, nuestro lugar y que nos salve de la muerte del olvido. De la construcción de la realidad y de pensarla, se encarga el periodismo. Y en América Latina encontramos  a 3 mujeres que desde sus lugares nos ofrecen productos Web de alta calidad periodística.

Perú

Imagen:Diario abc.es

María Esther Vargas,  fundadora y directora de Clases de Periodismo

Ella en sus palabras:
Soy periodista, apasionada del periodismo y de las nuevas tecnologías. Tengo 20 años de experiencia, empecé a las 17 años y desde entonces no he parado. Amo lo que hago y no podría hacer otra cosa.
¿ Qué  te conecta con el periodismo?
Todo. Mi vida está dedicada al periodismo. Soy afortunada al trabajar en algo que me gusta.
¿ Cuál fue tu primer e-book?
Pues no lo recuerdo bien… pero tuvo que ser algo de tecnología.
¿Cómo erradicar el machismo en la Web?
En principio combatiendo los mensajes machistas en cualquier espacio, desde un post hasta un tuit. Hay que hacernos respetar y hacer sentir nuestra voz.
¿Tu diario on line favorito?
Tengo una larga lista de sitios web que sigo, y no necesariamente siempre serán medios. Pueden ser blogs, los cuales disfruto mucho y son parte de mi dieta informativa. Pero si hablamos de medios sigo devotamente El País, The Guardian, NYT, The Atlantic, CNN, Wired y etc, etc
Un tuit t que jamás olvides
Cuando invité a mis followers a seguir Clases de Periodismo (@cdperiodismo), un proyecto personal que satisfactoriamente salió de mis manos y hoy me hace sentir muy orgullosa

Colombia

Juanita Vallejo*  fundadora y directora de La Silla Vacía

Es algo así como la Ariadna Huffington latinoamericana. Esta abogada de la Universidad de los Andes  de Bogotá, comenzó su carrera periodística en el  Wall Street Journal, regresó a su natal Colombia  en 1998  donde trabajó como editora de la Unidad de Paz de El Tiempo, cubriendo el proceso de paz con las Farc.

Fue editora de reportajes en la revista Semana y, en 2006, ayudó a crear la edición diaria de Semana.com. Después de un año en Harvard como Nieman fellow dirigió el lanzamiento de la revista Flypmedia.com en Nueva York. Con un capital semilla del Open Society Institute volvió al país a montar La Silla Vacía, uno de los medios on line más influyentes de su país.

Autora de los libros No somos machos pero somos muchos (cinco crónicas de resistencia civil en Colombia) (2004) y País de Plomo (2005), editora y coautora del manual Cómo hacer periodismo (2002) de la revista Semana y editora de Años de Fuego (2001), una antología de los mejores reportajes de la década en Colombia. Ha recibido varios reconocimientos, fue finalista del premio Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano-Cemex y ganó el Premio Mundial de la OMS 2002 al mejor reportaje sobre salud, entre otros. En 2006 fue galardonada con el tercer puesto del prestigioso Ulysess Award y en 2011 fue elegida como uno de los diez líderes de Colombia por la Revista Semana y la Fundación Liderazgo y Democracia.

*Juanita no nos pudo contestar nuestro cuestionario pero desde la Silla Vacía nos ha facilitado la información aquí expuesta.

Ecuador

Susana Morán,  Coordinadora  El Comercio

Susana es periodista y trabaja desde  2004 en Grupo El Comercio, siendo ahora la coordinadora de la plataforma www.elcomercio.com. En el 2009, fue parte del primer grupo de periodistas seleccionados para el Taller de Experimentos Periodísticos en Internet de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. En el 2011 ganó el primer lugar en los premios nacionales Jorge Mantilla Ortega, en la categoría de periodismo digital.
Esta aquí porque a través de  un Nokia E71  tuiteó la crisis del #30S de Ecuador, convirtiéndose en la fuente más confiable e importante para los medios y ciudadanos de todo el mundo, pues además de reportar lo que sucedía, curaba contenidos en tiempo real.
Ese día ella estaba de vacaciones y no dudó en tuitear lo que sucedía en la ciudad y fue de las pocas que estuvo en el lugar de los hechos.

Antes de ejercer el oficio, la lectura, y ahora que vivo de ello, la pasión. No me veo haciendo otra cosa que no sea periodismo y el internet me ha dado nuevas herramientas para ejercerlo.

 ¿ Un e-book que te guste?

‘Cien años de soledad’, por supuesto, aunque ya lo leí en papel, la versión digital será una oportunidad para releer la obra de uno de mis escritores favoritos.

¿ Cómo erradicar el machismo en la Web?

Considero que el problema no está en Internet, solo es una plataforma más donde se visibiliza. El problema está en cada una de nuestras sociedades y es allí donde se debe actuar. Recuerdo el linchamiento en redes sociales a unas estudiantes ecuatorianas por un video en Youtube, donde bailaban de manera erótica. Fueron insultadas y burladas. Pero lo mismo pasa en las conversaciones cotidianas, en las calles, en las familias, en el trabajo.

¿ Cuál es tu diario on line favorito?

¿Vale decir www.elcomercio.com? (ríe). Me gustan algunas páginas, por ejemplo, de El Clarín me encantan sus especiales web y la puesta on line. A La Información la sigo por sus trabajos en visualización de datos y gráficos. De El País, de España, me quedo con sus grandes reportajes y crónicas. También conocí hace poco Elfaro.net y me engancharon sus crónicas de largo aliento sobre violencia en Centroamérica, este ha sido un grato descubrimiento (y eso que es el medio en internet más antiguo de América Latina).

¿Un tuit que jamás olvides?
Muchos, pero hoy he leído este: “@saladeprensa: ‘Aunque se sufra como perro, no hay mejor oficio que el periodismo’. Gabriel García Márquez”.

Como dice el título de esta nota, estas son tres de las decenas, quién sabe si cientos o miles de mujeres que están cambiando los medios digitales de América Latina. Se trata de la punta del ovillo, para que cada uno encuentre la enumeración propia, sus propias mujeres, sus propias periodistas. Las que cada uno lee y le cambian la vida.  Es un artículo-invitación a que quien lea sume esos nombres.