Movilway, expande su sistema de pagos para población no bancarizada de América Latina

Captura de pantalla 2012-03-05 a las 10.21.57

Según lo informó Techcrunch, Movilway, empresa especializada en el desarrollo de pagos móviles  con amplia presencia en  América Latina ( al menos  10  países de la región), presentó su nueva herramienta de Point fo Sale (POS) para Android, así como un sistema de MoviPIN  para compras en línea para población rural y no bancarizada de la región.

En la reseña, Daniela Morgenstern afirma que Movilway  asegura que la baja bancarización  ” es un problema común en las zonas rurales y remotas del mundo, donde muchas personas simplemente no tienen acceso a cuentas bancarias ni productos financieros”.

El negocio de Movilway  se centra en crear un serie de productos y servicios que solucionen dichos problemas.  Los servicios ofertados por la empresa española van desde  su sistema de monedero móvil  presentado el año pasado y este año se han añadido al terminal punto de venta tableta,  de este modo, aseguran los comerciantes rurales tienen más herramientas a su alcance.

Tecnología y sistema financiero en la región

Según el estudio ” Financial Services and Poverty Reduction” publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo, es indispensable que la población de escasos recursos económicos de América Latina acceda al sistema financiero y productos financieros de sus países, para contar con una herramienta que facilite su desarrollo económico.

Este es un trabajo donde interviene la tecnología, pero sobre todo se trata de un trabajo de movilización, educación y generación de confianza, sin olvidar de la ampliación de la cobertura de internet y mejoramiento de servicios de telefonía.

Si bien  la penetración de la telefonía celular en América Latina ha crecido rápidamente en los últimos años,  es baja la proporción del uso de smartphones conectados a la red, y más  bajo aún es el segmento de la población que cuenta en América Latina con una conexión de internet móvil cuya velocidad de navegación sea la óptima.

América Latina, sigue siendo un territorio mayoritariamente de consumo prepago en materia de telefonía móvil, siendo los SMS o mensajes de texto el principal ” subproducto” consumido. Esto quiere decir que el tipo de telefonía que consumen los pobres es la más cara de todas.

Es entonces prioritario que el “consmo móvil ” pase a ser una ” oportunidad de desarrollo movil”, tal cual lo manifiestan Hernán Galperin y   Judith Mariscal en su estudio  “Oportunidades móviles: Pobreza y  Telefonía Móvil en América Latina y el Caribe“:

“… la telefonía móvil es sumamente apreciada por los pobres como una herramienta que fortalece los lazos sociales y brinda una mayor seguridad personal; y que está empezando a demostrar su utilidad para mejorar las oportunidades de negocios y empleo. En general, nuestros resultados sugieren que el impacto económico que tiene para un pobre la adquisición y el uso de un teléfono móvil se refleja mayormente en variables de capital social, como el fortalecimiento de las redes de confianza y la mayor coordinación de los mercados informales de trabajo. Estos hallazgos revelan la necesidad de innovar continuamente los modelos de negocios para ampliar las fronteras del mercado de la telefonía móvil, y resaltan la urgencia de repensar las políticas de estado que conciben a los teléfonos móviles como artículos de lujo. No hay duda: la telefonía móvil se ha convertido desde hace tiempo en la alternativa más accesible y costo-efectiva para los pobres.”

Para la población pobre de América Latina, el acceso a herramientas tecnológicas, vinculadas al acceso y administración de servicios financieros es fundamental; pues son a la vez grupos socialmente afectados por la migración internacional, estando en el centro de su manutención la remesa enviada por el migrante en el exterior.