Grooveshark: Dinamarca al ataque

groove

Una polémica cuyas oleadas quieren ahogar al  tiburón de la red.  Estos días Grooveshark enfrenta el cuestionamiento del mayor grupo antipiratería danés RettighedsAlliancen -antes conocidos como Antipiratgruppen-y que  parecería estar tras este movimiento.

Una demanda con carácter urgente ha sido presentada al tribunal danés en la que se pide expresamente que se bloqueen las DNS de las ISPs de Grooveshark, lo que de realizarse, acabaría con el servicio de esta plataforma en aquel país. Y es precisamente en Dinamarca, donde bloqueos fundamentados en la violación del copyright, se han hecho en contra de otros servicios web como  The Pirate Bay o AlloftMP3 -por mencionar algunos-.

“Cuando se quiere ofrecer música en el mercado danés, uno debe tener un acuerdo con los titulares de derechos para hacerlo. Grooveshark no ha sido completamente cooperativo. Hay un creciente mercado de música en línea que creemos que es necesario apoyar. Estamos en una situación en la que el mercado va a morir si sigue Grooveshark “, explicó Maria  Fredenslund líder de RettighedsAlliancen.

Sin embargo, Grooveshark tiene acuerdos con EMI y más de doce firmas de la industria musical.  Y varios sellos discográficos han decidido promocionar singles en el home de GS. Pero esto no parece ser suficiente para que el grupo anti piratería RettighedsAlliancen desista de su demanda.

Aunque todo parece indicar que las intenciones de este grupo al intentar “destruir” a la plataforma musical Grooveshark, no son tan honestas como parecen, o por lo menos eso expresa Troels Møller, presidente del Partido Pirata:

“Grooveshark reacciona a los avisos de desmontaje, pero eso no es lo suficientemente bueno para la industria del copyright – que quieren un control total-. Y puedo ver porque Spotify, en parte propiedad de las compañías de discos, fue lanzado sólo en Dinamarca. Es un momento muy conveniente para deshacerse de la competencia. Dinamarca se está convirtiendo en un estado de censura, al igual que Siria, Túnez, China, etc. De hecho, son la destrucción de Internet. Se está convirtiendo en cada vez menos neutral y libre “, añade Troels. “Por suerte, sólo está usando DNS de bloqueo hasta el momento, lo que puede evitarse fácilmente”.

Jakob Willer de la Asociación de la Industria de Telecomunicaciones de Dinamarca dice que su grupo no está para decidir si Grooveshark es legal, pero espera que el servicio tenga la oportunidad de defenderse.

Lo que es realmente preocupante es que de darse el bloqueo a Grooveshark, esto podría desencadenar que otros sitios sean puestos en la mira, y pondrían en tela de juicio si las acciones llevadas a cabo, son por realmente violar derechos de autor o si hay intereses de otro tipo -económicos, comerciales- detrás de estos.

Dinamarca tiene 5.544.139  habitantes, lo cual representa un mercado muy pequeño,  por lo tanto la batalla legal va a más allá del impacto económico que representaría para Grooveshark , el eventual bloqueo que tendría la plataforma, sino que podría sentar un precedente funesto para la plataforma que  parecía haber logrado un equilibrio entre la industria musical y la web social.

Grooveshark tiene un flujo  de hasta 60 millones de canciones al mes y más de 10.000.000 de usuarios registrados.