Editorial online: ¿ Listos para el contenido satélite?

satelite

La pregunta puede parecer rara, pero es necesaria para todo quien tenga un proyecto editorial en la Web.   La dinámica de lectura en Internet ha roto las unidades de edición , que anteriormente eran los  periódicos impresos de 30 o más páginas para ser los artículos de máximo 500 palabras o mensajes de 140 caracteres y  links, los que empujan las lecturas. Esta fragmentación responde a un sistema de orbital de publicación, distribución  y lectura de contenidos, en donde cada unidad literalmente flota alrededor de su centro: el lector.

Por esta razón, la creación de contenidos, además del trabajo de investigación, análisis y narrativa previa para su publicación , implica un trabajo de  distribución  (sindicación) en la red, lo más exhaustivo posible, así como su seguimiento posterior. Al respecto, Cameron Koczon, señala en su artículo ” Orbital Content“,  que ” si en el modelo de negocios tradicional los consumidores votaban con sus dólares, en el modelo actual los usuarios votan con su contenido”, entiéndase como parte de este contenido por parte de los usuarios los sistemas de marcas disponibles en las redes sociales,  comentarios,  listas de favoritos,  artículos señalados, con sus hipervínculos y sus propios artículos.   Así tener claro el flujo de la información generada, y el valor agregado que han dado los lectores al contenido publicado, es la forma de capitalizar ( al menos socialmente) inversión con la publicación inicial.

Por lo tanto, facilitar la distribución y el acceso a lo que publicamos es tan importante como seguir el rastro de aquello que liberamos en la Web, para así afianzar el vínculo con los lectores que han accedido a nuestro trabajo. De esta forma  vamos creando oportunidades de conversación con nuestra comunidad. Para ello puedes usar varias herramientas de monitoreo que existen en la Web , muchas de ellas gratuitas , sin embargo si ya estás en las ligas profesionales, es necesario invertir en una herramienta que te lance datos más profundos y detallados de flujo para que sepas cómo está hecho el sistema de distribución de tu blog.

Es recomendable hacer una evaluación trimestral del flujo de información de tu proyecto editorial. Pregúntate cómo está compuesto el universo de usuarios relacionados a tu proyecto; qué papel juegan los autores, periodistas o blogueros que contribuyen con contenido. ¿ Cuál es el perfil del lector que efectivamente lee tu blog? ¿El número de RT´s es similar al de lecturas? ¿ Cuál es la vigencia un artículo en promedio?

Otro punto importante, es no ahogar al lector, que cada vez es más selectivo con el contenido que decide leer y compartir.  Contar con sistemas de clasificación y listados para poder disponer de un índice de información relevante es un servicio cada vez más atractivo para el público.  Cuando contenido es lo que sobra, la filtración es lo que se valora.  Evita la saturación.