Cómo renovar tu blog sin traumatismos

blogs-changesx600

Cuando tenemos un blog que ya lleva buen tiempo al aire en la Web, por lo general llega un momento en el que de alguna u otra forma, necesitamos hacer un cambio importante en nuestro sitio. Ya sea que se trate de mudar tu bitácora a un nuevo CMS, actualizar un plugin crítico, actualizar tu plataforma a una nueva versión, instalar una nueva funcionalidad o definitivamente cambiar tu plantilla de diseño por completo, entre otros casos, siempre estaremos  frente a un problema: ¿Cómo hacerlo sin causar daños a mi web y sin molestar a mis lectores?

Si tu weblog ya posee un recorrido considerable en la blogósfera y si además, detrás de él ya hay una historia importante en términos de configuraciones y flujo constante de tráfico, pues con mucha más razón un cambio mal planeado se puede traducir en el cliché:  “La crónica de un desastre anunciado”.

Todo lo que hemos invertido en tiempo produciendo contenido y lo que hemos ganado en tráfico y posicionamiento, debe ser gestionado cuidadosamente. No podemos simplemente comenzar a probar cosas y hacer  cuantos cambios se nos ocurra, mientras los visitantes y motores de búsqueda son testigos de lo que está ocurriendo.

Ante esta situación, el ser metódicos debe prevalecer para que los cambios se ejecuten con prudencia y puedan culminarse con éxito.

Los problemas

Aunque muchos desarrolladores son conscientes de los peligros que representa ejecutar cambios en un sitio en vivo, muchos blogueros (en especial los que se inician en este campo) desconocen los riesgos. Lastimosamente, muchas personas no ven las consecuencias que trae consigo el hecho de ejecutar cambios  “en vivo” sobre su sitio principal y por la emoción efervescente de generar un gran cambio, se termina haciendo un gran daño al sitio.

Entre las razones por la cuales, hacer un cambio al aire en tu blog es una mala idea se encuentran:

Si algo sale terriblemente mal, pues fácilmente podemos destruir todo nuestro sitio. Si al utilizar nuestro sitio web original con su respectiva base de datos activa, sucede algo que altere los datos, pues lo más probable es que tengamos que enfrentarnos a una restauración del sistema, si es que tenemos alguna copia de seguridad disponible para ello.

Hacer cambios en tu sitio web en vivo, puede  provocar un periodo inactivo. Por ejemplo, durante el proceso de cambio, los usuarios podrán presenciar desde errores de código así como falta de elementos o páginas.  Para empeorar un poco más el panorama, los motores de búsqueda continúan haciendo su trabajo y al tropezarse con páginas rotas pues indexará incorrectamente nuestra bitácora.

Hacer grandes cambios mientras los usuarios navegan en el sitio , puede ralentizar el tiempo de carga de su sitio, además de frustrar motores de búsqueda y sobre todo a sus visitantes cada vez que las páginas le resultan diferentes.

¿Cómo hacer cambios sin traumatismos?

La solución obvia a esta problemática es que nunca debemos hacer cambios con nuestro sitio web al aire.  Sin embargo, es importante aclarar de antemano, que existen cambios menores que hacerlos en vivo no generaría mayores inconvenientes, como por ejemplo, cambiar los botones sociales, agregar algún widget en nuestra barra lateral, insertar un panel de fans en Facebook, entre otras mejoras. Pero cuando los cambios son mayores, lo más sano es contar con entornos de prueba.

Los grandes cambios, deben asumirse con cuidado y precaución. Entra las recomendaciones tenemos:

Desarrollar los cambios en un demo: Lo primero es iniciar a implementar los cambios lejos de la versión original de su sitio. Una versión demo, es un elemento imprescindible que todo blogger debería tener en su caja de herramientas. Ya sea si la tenemos en un subdirectorio de nuestro host,  un servidor diferente o bien en una instalación local utilizando aplicaciones como XAMMP, WAMP, es clave para introducir cambios y actualizaciones de forma efectiva.

Ejecutar pruebas. Una vez terminados los cambios, es importante hacer pruebas como por ejemplo, asegurarnos que los cambios no afecten el tiempo de carga o genere algún impacto negativo en el rendimiento del servidor, entre otros. La idea es cerciorarnos que desde el punto de vista técnico, después de varias sesiones de prueba no existan problemas evidentes.

Considere publicar un beta.  Usted puede considerar la opción de publicar una versión beta de su nuevo sitio, por ejemplo alojada en una carpeta de su servidor de alojamiento principal, de manera que un grupo selecto de usuarios pueda navegar por la bitácora mientras en segundo plano observas cómo se comporta el sitio, además tendrás la oportunidad de recibir retroalimentación de ese selecto grupo de usuarios sobre las mejoras a implementar que te ayudarán a realizar los ajustes que sean necesario para posterior lanzamiento definitivo.

Lanzar el nuevo sitio. Una vez hecho lo anterior, solo resta lanzar el nuevo formato de tu bitácora. Antes de esto, es importante que guardes copia de seguridad de todo, es decir, bases de datos, archivos, plugins, imágenes, entre otros, para tenerlos como respaldo. El proceso de cambio debe ser tan sencillo como tomar los nuevos archivos y reemplazarlo por los antiguos. En este punto es recomendable ejecutar dichas labores en horarios donde tu sitio tenga la menor tasa de tráfico y además colocar tu weblog en modo de mantenimiento, ya que en todo cambios siempre te tomaras algunos minutos en reacomodar algunas cosas, que es mejor desarrollarlas en segundo plano.

El propósito fundamental de trabajar en segundo plano, todos los grandes cambios que deseas desarrollar en tu blog, es evitar contratiempos técnicos que comprometan la integridad de tu bitacora y sobre todo prevenir las molestias e incertidumbres que se puedan generar en los lectores ante los cambios.

La correcta planeación de un gran cambio de imagen a tu blog, por ejemplo, garantiza la continuidad de tu sitio permitiendole seguir adelante y no hacia atrás, como seguramente sucede en casos donde se pretenden hacer grandes modificaciones sin prudencia.

¿Qué otros aspectos importantes consideras que se deben tener presente a la hora de hacer modificaciones significativas a tu blog?

Acerca del autor

Hans Steffens

Ingeniero industrial, Coordinador IT. Co-fundador de Permalink, Consultor de Soluciones de seguridad informática, Blogger en tecnología, Amante del Blogging. Enamorado de WordPress, Actualmente Consultor WordPress en Socialatom Group Sígueme @hanscode

  • Quizá también es importante mencionar el cuidado que se debe tener con la estructura de las URL, en términos del tráfico enviado por motores e búsqueda como Google esta parte es crítica, por lo tanto se debe tener cuidado y evitar afectar de manera dramática de estructura de los directorios del blog. WordPress por ejemplo hace que el proceso de migración o actualización sea muy sencillo, sin embargo otras plataformas hacen de esta tarea todo un reto, para dichos casos es mucho más recomendable realizar una planeación más cuidadosa.

    • Hans Steffens

      Fabio, que buen aporte nos compartes. Tu comentario complementa muy bien esta nota. Es cierto, hay que tener mucho cuidado cuando el cambio va más allá de una renovación de imagen y trasciende a un cambio de servidor y dominio. En este caso, es imprescindible hacer una redirección 301 de todo el sitio hacia la nueva URL de tal manera de no perder todo el posicionamiento que ya teniamos con la antigua URL. Ahora que lo planteas, voy a publicar un post al respecto.

      Gracias Fabio, Saludos!!!! Por cierto, estoy leyendo tu blog, interesante.