Famosos y redes sociales: cuando el hechizo se rompe

famoustwitter

Twitter y Facebook han sido desde su creación un canal de comunicación perfecto para figuras con reconocimiento público como políticos, cantantes, actores y deportistas, por citar algunos ejemplos. Como nunca antes, quieres admiran a estas personas tienen un espacio en el cual pueden comunicarse directamente, sin intermediarios, filtros ni representantes o administradores de imagen. De igual manera, los famosos tienen la posibilidad de estar tan cerca a sus seguidores como nunca antes lo habían estado.

Pero es un arma de doble filo. Se corren muchos riesgos:

  • Que nos demos cuenta que nuestro ídolo por décadas resulte ser tan humano y corriente como nosotros.
  • Que descubramos que el que twittea no es nuestro ídolo sino un “community manager” suplantándolo.
  • Que descubramos que a quien admiramos tiene comportamientos completamente opuestos a nuestros valores, y no lo sabíamos.
  • Que no resistamos el disenso u opiniones contrarias a la nuestra, por parte de nuestros antes lejanos y etéreos fanáticos
  • Que no podamos atender tantas preguntas o lidiar con trolls.

En los últimos meses hemos presenciado el advenimiento y ocaso de algunos famosos en twitter, por ejemplo:

Andrés Calamaro vs sus seguidores

Todo es camaradería y un Calamaro participativo interactúa con sus fanáticos. Que no haga falta (creo) decir quién es Andrés Calamaro habla de su popularidad. Calamaro incluso defiende causas nobles:

De repente la pregunta de un usuario toca un nervio:

Lo que abre una “caja de pandora”. Donde el hasta ese momento admirado por muchos empieza a recibir cientos de críticas, las cuales contesta en ocasiones con insultos:

La reacción de los seguidores no se hace esperar, y se generan todo tipo de respuestas, a favor y en contra. Cada uno de los tweets del artista generan distintos tipos de reacciones, pero en términos generales son como apagar un incendio con gasolina.

Si bien un artista consolidado, posicionado y con muchos años de trayectoria como Andrés Calamaro no tenía nada que perder, así como tampoco nada que demostrar a nadie, la situación plantea varios interrogantes.

Un personaje con fama y que quiere usar un red social tiene varias alternativas para manejarlas como un vehículo de comunicación con sus seguidores, y lo que al final de cuentas es una herramienta de marketing. Si te mantienes vigente mantienes atención, lo que a la postre lleva gente a tus conciertos y vende tus discos. Si no, pues corres el riego de caer en el olvido. Así es la vida de los famosos.

Puedes elegir entre:

  • Ser insípido, aséptico, sin carácter y decir tanto como un relacionista público (es decir, no decir nada) con tal de conservar una imagen positiva en general.
  • Ser auténtico, sin importar a quienes afecten sus comentarios, actitudes o forma abierta de expresarse.

Claramente en este caso Calamaro está por encima del bien y el mal, generar polémica con sus usuarios no lo dejará sin el dinero para pagar los servicios públicos y no tiene ninguna necesidad de quedar bien con todo el mundo. Igual, la atención que genera así sea por escándalos o polémicas, cumple con el objeto de mantener vigencia.  Se muestra fiel a sus creencias y las defiende, como lo hacen los seres de carne y hueso. Más que debilitar su imagen lo que hace es fortalecerla entre quienes admiran esa faceta de su personalidad.

Hicimos un análisis de las reacciones que generó su comportamiento. En la muestra tomamos 294 tweets, los resultados:

Tanto los RT como los comentarios ” indeterminados” son clasificados así dado que no fue posible reconocer el tono en el que fueron hechos,  por lo que podría hacer subir el porcentaje de comentarios en contra de la postura del artista  o a favor del mismo.

Sin embargo la tendencia es clara, la mayoría de los comentarios fueron en contra de la postura del artista, quien se manifestó a favor de las corridas de toros y luego se dedicó a defender sus puntos de vista de una manera nada diplomática.

Evidentemente logró un impacto más fuerte en algunos de sus seguidores, por ejemplo:

Incluso hubo quienes se negaban  a creer lo que veían de quien admiraban e hicieron estos comentarios:

Sin embargo nada detuvo las respuestas del argentino, con respuestas como la siguiente:

Días después y tras largos intercambios de palabras con sus seguidores, decidió cerrar su cuenta. No sin antes dejar su opinión en su blog personal (Agosto 20) Extractamos:

140 caracteres
pueden meterselos profundo en el medio del ojete
me importa tres pepinos
perder un segundo mas en el rebaño de boludos con blackberry
o lo que es peor ….
conectados a la nada a cambio de demostrar que son infantiles
consecuencias de sangrientos años que deterioraron
los minimos gramos de dignidad ….
caretas, mis enemigos

Pero la historia no terminó ahí. Tiempo después reabrió su cuenta  (ahora @calamaro4real) para volverla a cerrar hace una semana, luego de que un diario local citara sus tweets en contra de unos colegas, para una nota de prensa. Calamaro ahora argumenta su cierre diciendo que su twitter no debería ser considerado una fuente oficial de prensa, y que podría ser manipulado por cualquiera, no sin antes referirise al medio como “idiotwitter”, entre otros.

Andrés Calamaro no es el primer artista que cierra su cuenta de twitter. Aleks Syntek  lo hizo también en Agosto, tras no poder manejar la lluvia de críticas (y “trolleada”) por su participación en el tema del bicentenario en México, sumándose a una extensa lista de celebridades norteamericanas que también lo han hecho, entre los que se destacan:

¿Qué factor común notamos en las celebridades cerrando sus cuentas de twitter?. Que cometen errores que luego no saben como manejar, lo que valida la existencia de los representantes públicos y oficinas de prensa. Cuando un famoso comienza a utilizar las redes sociales por sí mismo debe estar consciente de en lo que se está metiendo. Si usted es una celebridad y está pensando en hacer presencia en twitter debe tener en cuenta que:

  • Está exponiendo su vida privada sin ningún tipo de filtro. Piense bien antes de publicar fotos de su familia, o detalles íntimos, por ejemplo.
  • Esté preparado para que los medios informativos tomen todo lo que usted diga como un comunicado oficial.
  • Recuerde que una vez hizo click en “enviar” no hay vuelta atrás. No hay “el perro se comió la tarea”, o su equivalente “me hackearon la cuenta un segundo pero ya la recuperé” que valga. Ese argumento es tan creíble como decir que “voces en mi cabeza me hicieron escribir eso” o “fui poseído por un espíritu maligno que tuiteó eso”. Evite hacer el ridículo.
  • Si usted no tiene tiempo o le da susto equivocarse y contrata a alguien que le maneje la cuenta, el primer consejo es no lo haga, el segundo… asegúrese de que quede claro que no es usted sino alguien que lo hace en su nombre. No tiene idea de lo que puede pasar cuando (porque tarde o temprano se sabrá) el público sepa del “engaño”. Pregúntele a Obama.
  • Es un canal de doble vía. Si no está preparado para responder lo que le pregunten o leer lo que dicen otros, ni se moleste. Bájese de esa nube, aunque sea un poquito, si su ego se lo permite, claro. Si no va a demostrar humildad aunque sea finja un poquito.
  • Todo lo que diga podrá ser utilizado en su contra. No hay nada que hacer contra una captura de pantalla. Bajo ninguna circunstancia niegue lo que dijo en un tweet. Asuma las consecuencias de sus tweets.
  • Si usted es una senadora de la república y le promete a sus vecinos de abajo que va a arreglar la gotera que tiene hace 5 años, cumpla su promesa.
  • Recuerde que esto lo puede leer cualquiera. Asegúrese de diferenciar “mensaje privado” de “tweet”.
  • Deberá estar preparado para resistir el acoso de fanáticos obsesivos, así como los ataques de detractores igualmente obsesivos. De su manejo de la crítica depende en gran medida que se gane el respeto de sus seguidores.
  • Twitter y Facebook lo acercarán a su público. Pero ojo, también alejará a muchos al descubrir ciertas cosas de usted que no querían saber. Por ejemplo:

Todo lo que hace falta para que un famoso esté presente en twitter es una buena asesoría, conocimiento de la herramienta, y sentido común. Desafortunadamente, como dice el aforismo, es el menos común de los sentidos.

-Actualización Nov 24/2010-

Nuevo Caso: Alicia Machado cierra su cuenta ante la respuesta de sus seguidores por confundir China con Corea.

-Actualización Feb 18/2011-

Periodista deportivo Ricargo Orrego lanza una noticia de última hora sin confirmar, anunciando la muerte del jefe guerrillero Alfonso Cano, lo que desata gran revuelo en las noticias del día.

Acerca del autor

Patton

Ingeniero Industrial, metido en Internet desde 1995. Blogger desde 2005, ciclista urbano desde 1993, introvertido y medio ñoño desde siempre. Su blog es uno de los más reconocidos en Colombia. A ratos escribe en Fayerwayer, en El Tiempo, la revista Cambio y PulsoSocial. Community y Project manager de SocialAtomGroup.com. Consultor de mercadeo y social media en internet. @patton en twitter.

  • apatico

    Who cares?

  • Baya esto es tremendo, llegar a las personas y establecer relacione considerando sus opiniones no es nada fácil. Los artistas por lo general establecen una relación unidireccional, solo ellos.

    Si pues, para estos casos es importante un representante, lo que es lo mismo un Community Manager, pero obvio, aun los negocios necesitan una participación profesional en las redes sociales.