Hackers y startups tienen su casa en México

Un hacker es alguien que descarta el pensamiento convencional para mirar al tercer piso y a la orilla: no se queda en lo establecido y lineal. Es además alguien que se encuentra con un conjunto de normas y se pregunta “¿qué sucede si no las sigo?”. Un hacker es un curioso intelectual. Esta definición es armada a partir de lo que he leído hace tiempos sobre Bruce Schneier, escritor y uno de los más fuertes expertos en seguridad informática.

Pues bien, los hackers comprendidos no como delincuentes informáticos si no como curiosos y experimentales, tienen una nueva casa en América Latina. Se trata de Hacker Room México que recientemente se inauguró como un espacio de trabajo para hackers y startups, al mismo tiempo como punto de encuentro para la generación de comunidad.

La inspiración original de este proyecto llega del Hacker Dojo de Silicon Valley. Es además una respuesta a la intención y necesidad de la comunidad del Super Happy Dev House de la Ciudad de México de contar con un lugar donde personas con interés en temás tecnológicos y startups pudieran reunirse más a menudo y con unas buenas condiciones para encaminar sus ideas, explorar oportunidades y experimentar. Hugo Stevens es uno de los co-fundadores del proyecto y explica:

«Varios startups locales (tanto en desarrollo como algunas ya existentes) tenían la necesidad de un lugar donde trabajar y poder compartir experiencias, así que decidimos conseguir un espacio físico. Para esto, confirmamos que suficiente gente estuviera interesada, y entonces buscamos el lugar y empezamos a invitar a más gente.»

Hacker Room México demarca como elemento principal la oferta de espacios de coworking, donde las personas pueden cómodamente trabajar en sus proyectos, startups, lo que se les ocurra en relación con tecnología y creación de empresa. Para ello hay un costo mensual de 1000 pesos mexicanos, aproximados 75 dólares. Según calcula Hugo Stevens, resulta más económico y cómodo que ir todos los días a un Starbucks. Son tres enfoques los del espacio:

  • Proveer un espacio físico para trabajar de manera productiva en proyectos existentes.
  • Apoyar a gente interesada e inquieta por la creación de algo nuevo.
  • Acompañar y convocar eventos, capacitaciones y toda actividad que fomente el desarrollo de la comunidad.

En cuanto a perfiles de miembros y participantes de Hacker Room México, Stevens comenta:

«Aquellos que estén interesados en estar rodeados de gente con perfil similar (tecnología y startups) y no sólo un espacio cualquiera para trabajar. Existen eventos que están abiertos a la comunidad en general donde se traten temas técnicos, de startups y basados en lo que la misma comunidad vaya necesitando y que ayude a reforzar relaciones y hacer nuevos contactos.»

 

Startups: más allá de la moda

Recientemente el tema de startups ha cobrado mucha fuerza, cada vez más personas se animan a nutrir y moldear sus ideas nacientes de negocio hasta hacerlas realidad; porque más allá de la moda es eso: una realidad. Se están venciendo los temores, personas creativas y entusiastas día a día se la jueguan con sus nuevos proyectos. En México, como en otros países latinoamericanos, los aventureros empresarios cuentan pues con un espacio de encuentro y acompañamiento en Hacker Room. Hugo Stevens se refiere justamente a las razones por las cuales se interesan apoyar este potencial mexicano:

«Tenemos excelente talento técnico, la posibilidad de desarrollar productos que se pueden accesar en países más desarrollados o alternativamente crear nuevos modelos que se pueden exportar a otras economías emergentes. Podemos proporcionar acceso a contactos y relaciones en Silicon Valley que permite aplicar los mismos conocimientos sólo que de manera local y a un costo mucho menor. Esta dinámica permite un mejor ecosistema que hace las cosas más fáciles para todos.»

La proyección de Hacker Room México es fortalecer este espacio físico que han creado y moverlo como un modelo replicable en otras ciudades mexicanas y de América Latina. Adicionalmente, posicionarse como un ambiente apropiado para desarrollar startups y ser, por qué no, una embajada de Silicon Valley en México. Esperan con una buena administración, ingenio y trabajo colaborativo crear un ecosistema autosostenible y percibido por los mexicanos como espacio ideal para querer fundar o ser parte de startups de alto potencial.

 

Acerca del autor

maritzasanchez

Soy Comunicadora Social - Periodista colombiana. Paso buena parte del tiempo recorriendo Internet, jugando y aprendiendo sobre procesos de comunicación y alfabetización digital, interacción y construcción colaborativa de conocimiento y cultura. Soy Editora en Jefe de Pulso Social y Asociada en PR & On line Communications de Socialatom Group, Asistente de investigaciones y comunicaciones de Fundación Karisma y Colaboradora de Creative Commons Colombia. Soy @coloresmari en Twitter [ http://www.twitter.com/coloresmari ] y mi blog es http://www.detodosloscolores.com .