El oficio de contar historias en Internet

Una razón que me motivó a estudiar periodismo fue la posibilidad de contar historias, de narrar la cotidianidad y de tomar la realidad como compañera. Partí de la base de que la realidad supera la ficción y que, en esa medida, podía estar más cerca de las personas, de lo que les pasaba y, por lo tanto, de sus historias. En el periodismo narrativo, al menos como yo lo veo, cada persona puede ser protagonista de una historia. Y esto se hace más evidente con los Social Media.

Una razón que me motivó a estudiar periodismo fue la posibilidad de contar historias, de narrar la cotidianidad y de tomar la realidad como compañera. Partí de la base de que la realidad supera la ficción y que, en esa medida, podía estar más cerca de las personas, de lo que les  pasaba y, por lo tanto, de sus historias. En el periodismo narrativo, al menos como yo lo veo, cada persona puede ser protagonista de una historia. Y esto se hace más evidente con los Social Media.

Las historias siguen estando ahí, específicamente, en los diferentes canales tales como los Blogs, foros, Twitter, Facebook, YouTube, Flickr, entre otros. En estos lugares vemos como día las personas se vuelven protagonista de un hecho. No sabemos quién será el próximo protagonista ni qué es lo que estará enfrentando, porque a todos nos pueden pasar muchas cosas de un instante a otro, y lo cierto es que tenemos posibilidad de ser informadores, es decir, de ir contando momento a momento lo que va pasando.  Éste sería el papel del periodismo ciudadano, aunque a ciertas personas no les guste el término.

Ahora bien, si hay millones de personas informando sobre lo qué les sucede a ellos mismos y a la sociedad en la que viven, ¿cuál es la función del periodista? El reto sigue siendo el mismo: seducir al lector, acercarle una realidad que le parece lejana y presentare otras miradas. O, como dice en Tomás Eloy Martínez en este texto llamado El periodismo vuelve a contar historias, “lo que buscan las narraciones es que el lector identifique los destinos ajenos con su propio destino. Que se diga: a mí también puede pasarme esto”.

En el periodismo informativo diríamos que la función del periodista es recopilar, contrastar e informar con mucho más conocimiento de causa y de contexto que el que puede tener un ciudadano. Porque el periodista deberá dedicarse a investigar lo que los ciudadanos están diciendo, y de estos fragmentos  armar contenido que tenga mayor credibilidad y que presente diferentes puntos de vista. Pero, a diferencia de este género, el periodismo  narrativo o literario va más allá y  se concentra no sólo en el cómo contar esos hechos que pueden ser o no ser noticiosos sino también en profundizar quiénes son esas personas.

Cambio de paradigma

Un ejemplo de periodismo narrativo tradicional es este blog, donde se recopila crónicas periodistas en América latina. Es evidente que estos textos están escritos para ser publicados en un medio impreso, no tienen en cuenta las características propias del periodismo narrativo en Internet, donde el ritmo, el lenguaje y la estructura varían significativamente. En ambos lo importante es atraer el lector, pero cada uno (el impreso vs lo digital) tiene sus propios pro y contra.

De allí que, con la Web Social o Social Media – y que muchas personas siguen distinguiendo como 2.0, aunque carezca de sentido esta categorización-,  el periodista y los medios han tenido que replantearse varias cosas y cuestionarse sobre: ¿cómo contar una historia utilizando las herramientas y servicios disponibles en la Web?, ¿dónde están las historias?, ¿cuál es nuestro papel como periodistas en un lugar donde abunda la información?, entre otras.

“Las posibilidades tecnológicas con las que empezamos el siglo XXI han producido cambios y novedades en el modo de contar la actualidad. Y precisamente en estos momentos es de la mayor importancia delimitar las dimensiones del lenguaje adecuado a los medios on line, para contrarrestar la invasión de informaciones que no están hechas por los profesionales de la prensa y que llenan portales y páginas web en las pantallas del ordenador y, cada vez más, de la televisión y del teléfono móvil. El periodismo digital supone la utilización simultánea de todos los soportes que ya conocemos -texto, sonido, fotos, vídeos y gráficos fijos o interactivos- para producir un lenguaje plural, unificador y multimedia que vamos a denominar desde ahora múltiple, y que va a ser imprescindible para un elevado porcentaje de periodistas en todo el mundo”, se aclara en el texto titulado El lenguaje periodístico en la red: del texto al hipertexto y del multimedia al hipermedia.

Se trata, como ya se ha dicho en diferentes ocasiones, de un cambio de paradigma, de entender que los límites geográficos no son un obstáculos y que se pueden utilizar las herramientas y los espacios que hay en la Web para mejorar el oficio que tanto nos apasiona.

Invitación a participar de manera activa en la Web

En este sentido, podemos decir que si antes se animaba a los periodistas para que salieran de las salas de redacción con el fin de conocer lo que pasaba en las calles, ahora, de manera complementaria, se les invita  a participar activamente en la Web. En este lugar será igualmente importante el olfato periodístico, tu capacidad para contar historias, la empatía que tengas con las personas que serán tus  fuentes y la disciplina que poseas a la hora de investigar y escribir. Así mismo, lo arriesgado que seas para encontrar nuevas formas de narrar  los mismos temas que siempre acompañan al ser humano.

En resumen a la hora de contar historias en Internet:

1. El periodista debe conocer la técnica del periodismo narrativo, lo mejor para conseguir esto es leer no sólo buenas crónicas y reportajes que se pueden encontrar en Internet sino también a los escritores clásicos, tanto novelistas, cuentistas como poetas. Así mismo, encontrar una estética audiovisual y sonora, aprendiendo del cine, la fotografía y la música.

2. La crónica o el reportaje no sólo es escribir bien y largo, va más allá de eso.  Se trata de buscar historias y los personajes detrás de éstas.

3. Puedes encontrar tus fuentes en cualquier lugar de Internet y luego ir fortaleciendo tus vínculos con éstas. Es un proceso que puede ir de un menor a un mayor acercamiento con la fuente:  escribiendo un comentario en su blog, siguiéndolo por Twitter, agregándolo a Facebook, añadiéndolo a Gtalk y, por último, invitándolo varias veces a hablar por Skype.

4.  La estructura de una narración es muy importante, lo ideal es combinar audio, texto e imagen, es decir, hacer periodismo hipermedial. Un ejemplo es Presencias. Relatos de vida en el espacio de los muertos.

5. No te olvides de contrastar y  verificar. El periodismo narrativo no es inventar sino crear a partir de la investigación y de los hechos no ficticios.

6. Tener una activa comunicación web no sólo te ayudará a generar una importante reputación online, sino también a difundir tu trabajo y a encontrar sobre qué escribir, sea cual sea el tema de tu interés.

7. La promoción  y la difusión que hagas de tu trabajo será muy importante, pero si éste cumple con el principal requisito de contar historias, seguro, que el voz a voz de los Social Media ayudará a que sea más visible. Las personas siempre estamos ávidas de historias.

8. Sé todo lo creativo que puedas y crea diversas maneras en que tu lector pueda interactuar contigo y con el contenido que generas.

Las posibilidades tecnológicas con las que empezamos el siglo XXI han producido cambios y novedades en el modo de contar la actualidad. Y precisamente en estos momentos es de la mayor importancia delimitar las dimensiones del lenguaje adecuado a los medios on line, para contrarrestar la invasión de informaciones que no están hechas por los profesionales de la prensa y que llenan portales y páginas web en las pantallas del ordenador y, cada vez más, de la televisión y del teléfono móvil. El periodismo digital supone la utilización simultánea de todos los soportes que ya conocemos -texto, sonido, fotos, vídeos y gráficos fijos o interactivos- para producir un lenguaje plural, unificador y multimedia que vamos a denominar desde ahora múltiple, y que va a ser imprescindible para un elevado porcentaje de periodistas en todo el mundo.

Acerca del autor

Lina Ceballos

Periodista y dramaturga dedicada a la gestión de comunidades en Internet. A través de http://ibrika.co comparte su conocimiento y experiencia sobre Community Management y creación de contenido estratégico. En Twitter @linaceballos (http://www.twitter.com/linaceballos)

  • Así tiempo que no leía un buen post sobre periodismo y las nuevas formas de comunicación.

    Saludos!

  • Excelente artículo Lina y muy interesante personaje el entrevistado de hoy

  • Gracias mil por tan buena información. Aunque no tengo el honor de ser un periodista, me encanta saber que es posible contar narraciones o hechos en foma libre, sin pretensiones ni predsiones de niguna clase, vengan ellas de donde vinieren.
    Tra´tar+e, eso si, de ser claro, sincero y honesto con lo que dejo plasmado en mi blog. Cualidades que muy raras veces se ven en el periodismo de hoy dia, venga de donde provenga.

  • Muy buen post!
    Gracias

  • tengo algo que puede ser atingente a los que escribimos en blog y no somos periodistas, ergo no “espetamos” o no nos señimos a la deontologia:

    http://elpig.posterous.com/y-que-pasa-con-los-diarios-ciudadanosperiodis

  • Una evolución del Nuevo Periodismo, esta vez 2.0. Muy interesante.