Empiece de una vez y supere el miedo a emprender

No se trata de quién tiene la idea más original sino de quién es capaz de dar el primer paso. Vemos millones de ideas flotando en la Web; personas que a través de sus posts, fotografías y videos proponen romper con algo. Pero son pocos los que deciden hacer que una simple idea sea realidad. Y, sin duda, eso sucede, entre otras cosas, porque muchas personas sufren del famoso Miedo a emprender.

No se trata de quién tiene la idea más original sino de quién es capaz de dar el primer paso. Vemos millones de ideas flotando en la Web; personas que a través de sus posts, fotografías y videos proponen romper con algo. Pero son pocos los que deciden hacer que una simple idea sea realidad. Y, sin duda, eso sucede, entre otras cosas, porque muchas personas sufren del famoso Miedo a emprender.

La imaginación siempre está ahí recordándonos lo que se puede perder, y nublando un poco aquello que se puede ganar. Y lo anterior cobra mayor relevancia cuando eso que queremos obtener es la posibilidad de cumplir un sueño. Podemos quedarnos en nuestro espacio de confort, es muy difícil que alguien nos saque de allí porque no hablamos de un lugar en específico sino de una posición mental,  pero lo que no lograremos ignorar es que cada día es una oportunidad de replantearnos nuestra vida y lo que ahora estamos haciendo.

Si bien es cierto que todos buscamos la manera de inspirarnos para continuar adelante, incluso podemos pasar horas enteras buscando contenido de este tipo -el canal de TEDx hay una categoría llamada inspiración muy recomendable-,  que en primera instancia logra  despertar el deseo de hacer algo realidad,  luego no sabemos cómo seguir o, a veces, ni siquiera nos lo preguntamos y esperamos simplemente a que mañana sea un nuevo día.  En definitiva esta actitud, que considero una de las más comunes, se llama Miedo a emprender.

La palabra emprender no sólo hace referencia al hecho de crear una empresa, sino  a la actitud de llevar una acción adelante a pesar de los riesgos que ésta pueda conllevar. Para mí ésa es la definición más clara y acertada de todas las que se pueden encontrar. Y, partiendo de la pregunta que plantea Joel Brito: ¿Estás preparado para ser una pieza clave o piensas ser sólo un eslabón?, he recopilado 10 consejos  para superar este irracional miedo.

1. El miedo siempre va a estar ahí: lo puedes ocultar,  para ello te recomiendo utilizar las  excusas más comunes; o lo puedes enfrentar,  empezando de una vez con alguna idea que tengas en la cabeza.

2. Además, es necesario comprender que el miedo a emprender se da como una reacción natural ante algo desconocido, así que ignóralo. No te mientas diciéndote que no emprendes porque no tienes ninguna idea, porque no tienes dinero, o porque no tienes habilidades.

3. Nadie puede saber si algo tendrá éxito o no. Así que no le hagas mucho caso a quien te diga que  no puedes o que tu idea no tiene valor. Ya hay muchos ejemplos de casos exitosos, donde todos los pronósticos indicaban lo contrario.

4. Ten en cuenta lo que te dicen personas con más experiencia, pero después de haber empezado, no antes.

5. Con internet todos podemos emprender, ya no hay tantos obstáculos. Incluso puedes traer  modelos de negocio que ya han funcionado en otros países y aplicarlos.

6. Empieza con una idea, no importa que al principio no tenga mucho sentido, poco a poco le podrás dar forma.

7. Si alguien más no lo ha hecho es porque nadie aún se ha atrevido, y no porque tu idea sea original.

8. No tengas miedo de compartir tu idea, si en verdad siente que eres capaz es muy difícil que alguien te la robe, pues, hay un emprendedor para cada idea. Ten presente que mantener secreta tu idea de negocio es un error.

9. La mejor motivación es tener claros los objetivos que se desean alcanzar. En caso contrario, no sabrás hacia dónde vas y  te puedes desanimar rápidamente, perdiendo el ímpetu que necesitas.

10. No olvides que los consejos es lo más fácil de dar, así que simplemente empieza de una vez – preferiblemente con una idea dentro de un área que te apasione-  y no le des más vuelta a la hoja.

Lo importante es intentarlo, si más personas lo intentamos habrá mayores posibilidades que nazcan  proyectos exitosos en  América latina y, de alguna manera, estaremos contribuyendo al desarrollo de nuestra región.

Acerca del autor

Lina Ceballos

Periodista y dramaturga dedicada a la gestión de comunidades en Internet. A través de http://ibrika.co comparte su conocimiento y experiencia sobre Community Management y creación de contenido estratégico. En Twitter @linaceballos (http://www.twitter.com/linaceballos)

  • No solo basta emprender, si es requerido aprender no debe ser tampoco obstáculo

  • Qué buen post, me gustó mucho!

  • buen post, felicitaciones.

  • Me agradó este post, sin embargo quisiera compartir mi perspectiva sobre el miedo.
    El miedo no es una reacción natural a lo desconocido, es más bien exáctamente lo opuesto, miedo a una reacción conocida, como la burla que te pueden hacer tus amigos y conocidos si fracasas. Si no supiéramos qué es la burla, probablemente emprenderíamos por el simple hecho de aprender y sin pensar en las consecuencias que sufres si no.

  • Buen artículo!!! Te he enlazado en un artículo mio “Atrévete a ariesgarte” con un temático parecido: http://scharrenberg.net/2010/05/atrevete-a-ariesgarte/

    Abrazo

  • 1. El miedo siempre va a estar ahí: lo puedes ocultar, para ello te recomiendo utilizar las excusas más comunes; o lo puedes enfrentar, empezando de una vez con alguna idea que tengas en la cabeza.
    No se trata de miedo, si no de ignorancia: ¿Por donde empiezo? ¿Es este el camino mas corto? ¿Con quien me apoyo? ¿En donde están los recursos?

    2. Además, es necesario comprender que el miedo a emprender se da como una reacción natural ante algo desconocido, así que ignóralo. No te mientas diciéndote que no emprendes porque no tienes ninguna idea, porque no tienes dinero, o porque no tienes habilidades.
    Tiene un tiempo que en México apareció una película que le pusieron Inhala (blow), acerca del mayor narcotraficante en los Estados Unidos en los setentas. Hay una frase que me lleno la cabeza: “Al final mi ambición fue mas grande que mi capacidad”.
    Riesgos calculados es el nombre del juego.
    3. Nadie puede saber si algo tendrá éxito o no. Así que no le hagas mucho caso a quien te diga que no puedes o que tu idea no tiene valor. Ya hay muchos ejemplos de casos exitosos, donde todos los pronósticos indicaban lo contrario.
    Completamente de Acuerdo, aunque si estas buscando un socio capitalista, tus sueños no le van a interesar. Las ganancias si.
    4. Ten en cuenta lo que te dicen personas con más experiencia, pero después de haber empezado, no antes. No, antes, mientras y después. Los proyectos (negocios) están conformados de equipos multidisciplinarios, solo no te vas a comer al mundo y mucho menos vas a poder poner tus ideas a trabajar.
    5. Con Internet todos podemos emprender, ya no hay tantos obstáculos. Incluso puedes traer modelos de negocio que ya han funcionado en otros países y aplicarlos.
    Así es, yo estoy tratando de hacer negocios con gente de Argentina y España. Y no voy mas lejos por que no hablo ingles y no tengo a nadie que lo hable (otra vez los equipos multidisciplinarios).
    Los puntos del 6 al 10 estoy de acuerdo y se complementan con los que he puesto anteriormente.
    Ah! Y no lo hagas por dinero, hazlo por que te gusta lo que quieres hacer.

  • No podria estar mas de acuerdo con su articulo en realidad a muchos emprendedores les falla no por que no tengan creatividad y ganas de realizarlo sino por el miedo de no poderlo lograr.