Todos podemos ser protagonistas para una marca #patrocinamivida

No son pocos los experimentos que han salido desde la Web, donde se utilizan los medios sociales para captar la atención de las personas y las marcas. Uno de éstos es #patrocinamivida, el cual nace después de que el español Joan Jiménez publicara un post, con el mismo título, donde plantea la posibilidad de que las marcas patrocinen la vida de una persona común, y de que el colombiano Mauricio González decidiera llevarla a cabo desde la ciudad en la que vive: Barranquilla.

No son pocos los experimentos que han salido desde la Web, donde se utilizan los medios sociales para captar la atención de las personas y las marcas. Uno de éstos es #patrocinamivida, el cual nace después de que  el español Joan Jiménez publicara un post, con el mismo título, donde plantea la posibilidad de que las marcas patrocinen la vida de una persona común, y de que el colombiano Mauricio González decidiera llevarla a cabo desde la ciudad en la que vive: Barranquilla.

Su apuesta es simple: crea un blog y lo comienza a difundir a través de Twitter y Facebook, canales de Social Media en los que ya tenía una activa participación. La novedad del asunto llama la atención de algunas marcas que, de una u otra manera, son sus primeros clientes en el reto que ha asumido.

“El “experimento social” está basado en un artículo escrito por Joan Jiménez, donde imagina la posibilidad de que algunas marcas comerciales que estén alineadas a nuestro estilo, lleguen a tener un compromiso para compartir un ciclo de nuestras vidas y “patrocinarnos” como si fuéramos actores, deportistas o famosos. Cuando terminé de leer el artículo me dije, ¿Y por qué no? “Simplemente por ser uno mismo y compartirlo con el mundo“. Es posible hacerlo”, escribe Mauricio en el blog oficial.

Su compromiso con las marcas que lo apoyen será contar su experiencia con los servicios y productos que ponen a su disposición. De hecho en unos días empezará a tocar timbales en Academia Musical Fagico, la cual fue su primer patrocinador al brindarle un curso de este instrumento durante  cuatros meses. Sin duda,  ésta es una de las experiencias más interesante que puede contar hasta el momento; queremos ver, por ejemplo, cuál es su evolución, si mejora o no. Con base a ello  calificaremos a esta a academia e incluso la posibilidad de aprender a tocar timbales.

Breve análisis

Este experimento social, como lo llama Mauricio, me parece muy oportuno. Desde ya nos permite, una vez más,  ver cómo que las marcas pueden reflejarse en una persona que utiliza sus productos o servicios,  de acuerdo a esto los “espectadores” sacaremos conclusiones positivas o negativas.  Es una estrategia que ha sido muy utilizada por las marcas pero que, pocas veces, al menos no de manera tan evidente, ha nacido desde una persona.

De esta manera, la iniciativa de Mauricio animará a muchas personas de hacer lo mismo. Y vaya que tiene sentido, porque cada producto o servicio tiene su candidato ideal. Incluso cada persona sabe, de acuerdo a sus deseos y características,  cuál  marca es la que podría volver uno de sus sueños realidad. En la medida que haya transparencia con los espectadores no habrá nada reprochable. El problema se presenta en el enfoque de la campaña y, en este sentido, en la concepción de la estrategia. Por ejemplo:

Una persona que decida entrar a hacer parte del #patrocinamivida tendrá mayor éxito en la medida que se enfoca a  nivel local y no global, porque se trata de una experiencia de cercanía donde  la credibilidad y confianza que se tiene hacia ese “protagonista en pequeña escala” es esencial. No nos sirve un Mauricio que hablé de un producto de Argentina, cuando lo que él representa, o esa es la idea,  es un  hombre colombiano que es papá y bloggero, entre otras cosas, que tiene propias particularidades culturales.

Alguien que desee emprender una aventura como ésta,  primero debe saber quién es, qué es lo que lo hace particular y qué es lo que pretende representar. No se trata de recibir regalos, sino de ser embajador de “algo”. Por ejemplo, para mí,  una de las opciones de  Mauricio es ser embajador del caribe colombiano.

-Por otro lado, los patrocinadores deben ser coherentes con la experiencia de vida de ese embajador. Mauricio, por ejemplo, recibió  como patrocinio una  impresora, pero la pregunta es ¿qué historias le permitirán contar este producto? ¿Cuál será el móvil (motivo) que nos llevará a apreciar esta experiencia como única? Lo que se debe entender en este punto, es  que necesario que sus experiencias  con una marca deben, además de tener relación con él como individuo, tener un proceso mayor, como lo es el hecho de aprender. Y que, en este sentido, nos muestre las frustraciones y las pequeñas alegrías por las que pasamos cada día.

La experiencia de quien quiere ser protagonista local  debe ir  acompañada de emociones e historias, y esto es lo que lo hará universal. A esto debe ir unido otras características como la empatía, la creatividad y el ingenio para saber cómo transmitir cada experiencia.  Y, por supuesto, la difusión que hagan los medios de comunicación también será fundamental.

No me he enfocado en los canales de Social Media porque creo que ser  populares en éstos no es un requisito previo para quien quiera intentar el #patrocinamivida. Si bien es algo que sirve para conseguir los primeros patrocinadores, hay que dejar claro que tener gran cantidad de personas en tu fan page o en tu perfil de Twitter no es una cualidad que te hará interesante para tus “espectadores”. Además, si tu estrategia ha sido buena y has llegado a las personas que pretendías seguro que estos números aumentarán rápidamente.

Lo que sí es cierto, es que todos podemos ser interesante para cierto grupo de personas, y si quieres ser parte del #patrocinamivida hay que buscar cuál es ese nicho y a qué marcas les interesaría apoyarte. Por mi parte, si bien me seduce la idea creo que puede conllevar a pagar cuotas que aún no me interesan tales como perdida de la independencia y mayor exposición, pero si el objetivo lo amérita seguro que me plantearía la posibilidad.

Por último, será muy interante ver cómo evoluciona el proyecto de Mauricio Gonzaléz. Incluso, como ya tiene el dominio a su nombre, podría crear una comunidad de las personas que harán parte del #patrocinamivida. Pero eso sólo es una idea más.

Entre tanto: ¿Qué piensas de esta iniciativa?

Acerca del autor

Lina Ceballos

Periodista y dramaturga dedicada a la gestión de comunidades en Internet. A través de http://ibrika.co comparte su conocimiento y experiencia sobre Community Management y creación de contenido estratégico. En Twitter @linaceballos (http://www.twitter.com/linaceballos)