Periodismo de investigación en Internet: Retos y desgracias

"El Watergate ha sido una desgracia para el periodismo". Al menos así lo pensaba hace un año Juan Luis Cebrián, consejero delegado de grupo PRISA, en una conferencia sobre periodismo en la era digital que yo estaba cubriendo. Lo dijo para explicar que a veces se confunde el papel de la prensa. Dicho de otra forma (en sus palabras): "Al parecer uno no logra ser un buen periodista si no logra hacer renunciar al presidente, o por lo menos a un alcalde".

El Watergate ha sido una desgracia para el periodismo“. Al menos así lo pensaba hace un año Juan Luis Cebrián, consejero delegado de grupo PRISA, en una conferencia sobre periodismo en la era digital que yo estaba cubriendo. Lo dijo para explicar que a veces se confunde el papel de la prensa. Dicho de otra forma (en sus palabras): “Al parecer uno no logra ser un buen periodista si no logra hacer renunciar al presidente, o por lo menos a un alcalde”.

Debo confesarlo: Cuando lo escuché tuve que reírme, seguramente porque me sentí identificado. Estaba a la mitad de mi carrera, recién después de ver Todos los hombres del presidente ,  ya estaba soñando con revelar un gran escándalo como Woodward y Bernstein. No me culpo. Seguramente muchos estudiantes de periodismo soñamos con eso en algún momento de nuestras vidas. El problema ni siquiera es cuántos lo logramos, sino cuántos por lo menos lo intentamos.

Esta semana se publicaron dos cosas que me hicieron pensar sobre el papel del periodismo de investigación y su relación con la prensa escrita. Primero, el mismo Cebrián aseguró al inaugurar el Foro Innovatec en España, que “los medios digitales restan influencia a la prensa en la formación de la opinión pública”. Después de leer la nota, la compartí en Twitter y el escritor tijuanense Rafael Saavedra me hizo una observación pertinente: “¿Y apenas se dio cuenta de eso?”.

Claro. Para los lectores digitales es evidente que la situación ha cambiado, aunque sigue habiendo mucha gente que se informa y debate en torno a los periódicos (sin mencionar la influencia de la radio y la TV). Pero no estaba seguro de que los “hacedores-de-periódicos” también estuvieran conscientes del cambio, hasta que leí otra noticia: En los últimos dos años, las ventas de los periódicos en México disminuyeron casi un 40%. Al menos eso dijo el secretario general de la Unión de Expendedores y Voceadores de los periódicos de México, Raúl Ramos Rivadeneyra. Por lo menos en los bolsillos ya se dieron cuenta.

¿Y qué tiene que ver esto con el periodismo de investigación?

Pues que si el dinero y “la formación de opinión pública” ya no está en los periódicos, entonces es muy importante redoblar esfuerzos para lograr ambas cosas dondequiera que se encuentren.

Ésta es una de las grandes oportunidades del periodismo digital: ir más allá de la mera información noticiosa (el mito del “minuto por minuto”) y aprovechar las ventajas de la Web para presentar investigaciones a profundidad.

Pero el posible revival de este tipo de periodismo trae consigo todavía otra oportunidad: acercar las investigaciones a la gente y hacerlas útiles para el ciudadano. Ya sé que suena a objetivo cursi de curso de ética periodística, pero en realidad me refiero a algo mucho más concreto gracias a las tecnologías de la comunicación y los medios sociales.

Es decir:

  • 1174819_quillAprovechar herramientas colaborativas como Google Wave para investigaciones entre varias personas
  • Organizar y sincronizar notas vía Evernote
  • Usar herramientas de crowdsourcing como Ushahidi para recopilar información a través de celulares y redes sociales
  • Presentar los resultados a través de infografías interactivas

En otras palabras, hace falta hacer uso del periodismo de investigación, ya no para hacer que un gobernante renuncie o sólo para descubrir algo que alguien oculta. Sino para acercar a la ciudadanía por medio de información bien procesada con los nuevos lenguajes.

¿El verdadero reto? Intentarlo.

Muchos compañeros de periodismo no quieren saber de herramientas tecnológicas porque dicen estar negados para esas cosas.

Muchos periodistas en-activo dicen lo mismo, dejándole el paquete a los jóvenes porque supuestamente saben de eso.

No sé si el Watergate sea una desgracia o no para el periodismo. Pero sí lo sería el hecho de que siguiéramos con los mismos métodos de investigación que develaron ese caso hace más de 30 años.

Acerca del autor

Jorge Tirzo

Jorge Tirzo es estudiante de periodismo en el Tecnológico de Monterrey y Editor Web de la revista Trecho (http://revistatrecho.com). Interesado en el periodismo cultural, la literatura experimental y el uso de las nuevas tecnologías para fines informativos. Twitter - @ztirzo Blog - http://tirzo.com.mx

  • En estados unidos, por lo menos en mi ciudad, hay muchos periodistas desempleados. Periodistas con mucha experiencia, muy buenos, y que hacian reportes investigativos. El problema, como ellos lo explican, es que con la inmediatez de todo lo que es online, la baja de ingresos de los periódicos (muchos ya han cerrado) porque todo esta en linea y la publicidad no abasta, ha hecho que ese tipo de periodismo sea muy caro para que los periódicos lo financien.

    Otro obstaculo para ellos es que la competencia ahora es muy alta por nuevos periodistas que cobran muy poco por lo que hacen, y no hacen periodismo investigativo.

    Esto va mas haya de la ética y filosofía periodística, y tiene que ir a la mano de retorno de inversión. Entonces te pregunto a ti Jorge, como crees que se puede hacer rentable financiar este tipo de periodismo investigativo?

    PS: Les recomiendo la pelicula “State of Play” http://www.imdb.com/title/tt0473705/

  • Como lo digo en la columna, uno de los retos es superar el mito del “minuto por minuto”. En México, periódicos como El universal centran su presencia en línea en información constante e inmediata, pero muchas veces incompleta, erronea o de plano falsa.
    Además, muchas veces ese minuto por minuto se nutre de los cables de agencias, pero sigue existiendo alguien que los rehace, recorte o simplemente copypastea. Si en lugar de pseudo-periodistas “pelacables” se usaran recursos para periodistas investigadores, el producto necesariamente cambiaría.
    ¿Pueden competir los periódicos con herramientas automatizadas como Google News? A la larga, yo creo que no, a menos que dejen de producir sólo información noticiosa y además se dediquen a la investigación.
    Ya lo veremos…

  • Spot.Us es una plataforma de periodismo investigativo financiado por la comunidad mediante micro donativos, y donde los ciudadanos participan sugeriendo pistas y colaborando de diversos modos con periodistas profesionales en la investigación. Las investigaciones periodísticas son vendidas o cedidads a medios tradicionales para su publicación

    Spot.US no tiene ánimo de lucro, ha sido financiado por la KnightFoundation y lleva cerca de dos años funcionando, habiendo publicado numerosas noticias con gran éxito, incluso en el New York Times.

    ¿Quizás un modelo a reproducir en México?

    Aclaración: soy miembro del consejo asesor.

    Más información en: http://spot.us/

    Gracias,

    Manuel Maqueda