Acción de registrar el Barcamp como marca causa polémica en México

Muchas opiniones diferentes han salido desde que Paola Villareal, @paw, y León Felipe Sánchez Ambia, @lion05, registraron la palabra Barcamp ante El Instituto Mexicano de la propiedad Industrial (IMPI). Algunos califican ésta como una acción de buena voluntad, mientras que otros alegan que este acto no fue transparente y que, posteriormente, puede traer bastantes repercusiones negativas no sólo en este este país sino también en todo Latinoamérica.

Muchas opiniones diferentes han salido desde que Paola Villareal, @paw, y León Felipe Sánchez Ambia, @lion05, registraron la palabra Barcamp ante  El Instituto Mexicano de la propiedad Industrial (IMPI). Algunos califican ésta como una acción de buena voluntad, mientras que otros alegan que este acto no fue transparente y que, posteriormente, puede traer bastantes repercusiones negativas no sólo en este este país sino también en todo Latinoamérica.

“En efecto, aunque suene muy drástico para algunos, he iniciado el proceso de registro de marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial para el nombre “Barcamp” en México .Esta acción proviene de la preocupación -compartida por muchos- acerca del uso y posible abuso de los nombres y de los recursos de las comunidades Open Source, Web, etc.”, explica Paola en un post títulado Los motivos para registrar Barcamp en México.

La  acción de poner  a  Barcamp como una marca registrada, es incoherente con la filosofía misma de este evento que nació en Palo Alto, California, hace ya cinco años. Lo interesante es que nunca antes, o al menos no se conocen datos sobre ello, se había intentado registrar este nombre en ninguno de los cientos de países que cada año realizan un Barcamp. Así que este hecho, sin precedentes, despierta la suspicacia de muchas personas. Incluso la mía.

La pregunta, entonces,  es: Por qué registrar el Barcamp como marca registrada, si incluso la filosofía misma de éste, que se puede encontrar en su sitio oficial y en diferentes lugares como Wikipedia,  dice explícitamente:

“Los productos, ideas, propuestas, etc. que surgen en una BarCamp pertenecen a la colectividad que las ha generado. En una BarCamp no hay “propietarios”, ni “derechos de autor”.

Y así lo ha entendido la comunidad desde el 2005. ¿Quieres hacer un Barcamp? Hazlo, no tienes que pedirle permiso a nadie,  y de ahí el éxito que ha tenido  esta iniciativa que se ha llevado a cabo en una gran lista de países que van desde Argentina hasta Zambia  en África. Incluso desde América latina se realiza un  Barcamp online llamado PiolaBarcamp, el cual conserva la misma filosofía de los Barcamp offline sólo que hace desde la Web.

Vale decir que la  mayor cualidad de los Barcamp es que son realizados por la misma comunidad, de manera altruista y con el único propósito de compartir  experiencia y conocimiento. Posibilitando así un especio en donde todos valen lo mismo y, por ende,  siempre hay  una comunidad dispuesta a escuchar lo que tienes para decir sin importar qué tan popular seas.


“Las ideas y la propuestas tienen valor por su calidad intrínseca, no por la fuente o la persona que las propone. En una BarCamp no hay gurus, ni personalidades”.

“La conversación y el intercambio libre presiden todas la actividades. En una BarCamp no hay normas de inscripción, ni puertas cerradas”.

Buscando una razón

868760_jigsawPaola Villareal asegura  en su post que ella no ha tenido ninguna mala intención y que con su acción busca proteger la comunidad. Y como dice Cesar Salazar en un post bastante completo que escribió sobre este tema, títulado Barcamp es *Apertura*: “La visión de Paola es tan válida como la de los demás”. Así mismo, recuerda algo que se debe aplicar en este caso: “En Barcamp deben circular todo tipo de ideas, particularmente son bienvenidas las ideas encontradas”.

Además, según explica Paola, ella consultó con ciertas personas a quienes considera líderes  de las comunidades: César Salazar de SHDH, Mauricio Pastrana de Tequila Valley, Arturo Garrido y Isopixel, etc.   Sin embargo, sin mirar lo positivo o negativo que pueda tener el hecho de registrar Barcamp, se puede observar que esta acción, sin duda alguna, fue bastante arbitraria ya que no se tuve en cuenta a otras personas que sin ser tan visibles hacen parte de la comunidad web  mexicana. De ahí la polémica y las  incomodidades que se han generado.

Si se lee por completo el post de Paola, se puede ver varias razones que justifican este hecho. Entre ellas, que no se está haciendo esto con ningún fin, ni de lucro ni de protagonismo.

“Lo hago porque, desde la comunidad de Software Libre en México, hemos sufrido en algunas ocasiones de la mala voluntad de algunas personas al apropiarse de una marca y exigir regalías. Eso NO va a pasar con Barcamp”.

Además, Paola asegura que cederá todos los derechos una vez hayan finalizado el proceso. Pero lo que buscan quienes están en contra de esta acción es que ella  no continué con este proceso y los suspenda.

“Aún se está a tiempo para hacer lo correcto. Empezar a ver lo de la AC, detener momentáneamente el registro de la marca, y una vez teniendo la AC hacer el trámite de la mejor manera. Pero eso depende de qué tanto estén dispuestos a ceder aquellas personas que ya empezaron el trámite”, explica Dazia Pineda en  Barcamp como Trademark #BarcampDeTodos.

En este sentido Dazia, argumenta algo muy lógico:

“El problema no es nada más el hecho de si se hizo o no con la mejor intención o si fue realizado todo sin anunciarse. La realidad de lo que nos trae esto, es que todos aquellos proyectos bajo un estándar CC tendrá que ser registrado o puede que alguien más lo haga con la intención de joderse en ellos”.

En fin, hay que esperar para ver en qué termina esto. Pero al parecer Paola Villareal no abandonará  el proceso ante  el IMPI, marcando con ello un referente importante que en el futuro nos mostrará si fue beneficioso o si logro todo lo contario de lo que en un principio pretendía.

Se puede encontrar más información y diversas opiniones en:

Grupo de Facebook #barcampesdetodos “Opiniones sobre el registro de la Barcamp”.

¿Quién vigilará a los vigilantes? Artículo publicado en ALT1040, donde se dan algunos ejemplos de situaciones similares con otros nombres que se registraron tales  como Web2.0 y Linux.

#BarCampDeTodos – Somos más que eso

Barcamp de todos!


Acerca del autor

Lina Ceballos

Periodista y dramaturga dedicada a la gestión de comunidades en Internet. A través de http://ibrika.co comparte su conocimiento y experiencia sobre Community Management y creación de contenido estratégico. En Twitter @linaceballos (http://www.twitter.com/linaceballos)

  • Hola
    Conociendo de primera mano el fenómeno, puedo decir que el motivo principal, NO es proteger el nombre, sino tratar de controlar lo que se haga o no se haga en un Barcamp.
    De nadie es un secreto que el Barcamp que se hizo en Querétaro no fue bien visto por @paw diciendo que eso no es un Barcamp, que es un congreso.
    Todo hubiera estado bien si nos hubiera dicho a TODA la comunidad y no a las personas que ella escogió, que de hecho muy pocos estaban completamente convencidos.
    En fin, espero que esto no se lleve a cabo y que todo sea como antes, libre y sin “policías” de Internet, que nos tengan que vigilar lo que hacemos en un Barcamp u otras actividades. Entiendo que debemos cuidar la esencia de cada actividad y mantenernos en su mecánica, para no desvirtuarlo, pero eso se logra con informar y aportar experiencias y no con un registro.
    saludos

  • Es bizarro cómo México sigue nadando contra la corriente…

    Mientras que hay una crisis y gobiernos disminuyen impuestos, se aprueban aumentos.

    Cuando en otros lados se apuesta por ciencia y tecnología, se le desprecia y se ningunea a cambio de importarla.

    Cuando el espíritu de un evento marca como regla ser “libre y sin dueños”, se registra para evitar “malas acciones”.

    Siempre he pensado que es irrelevante porque se podrá registrar un nombre, pero no acaban las ideas emanadas de su comunidad.

    Saludos.

  • Según lo que he leído ella se molestó porque en el otro Barcamp cobraron entrada y ella no lo reconoció como tal, entonces me pregunto: quien le dio facultades a ella de decir que es un Barcamp y que no es? y sobre todo, quien puede hacer un Barcamp y quien no? Eso va en contra del principio del Barcamp.

    Deberían tomar el ejemplo de los FLISOLs.

  • Pienso que tomar este tipo de medidas es algo muy importante, ya que le brinda un respaldo legal a la comunidad que con tanto esmero, realiza BarCamps con el fin de generar ambientes de desarrollo tecnológico.

    Hay que dejar muy en claro, que por más registro de la marca, se ha comentado que este tipo de eventos mantendrá su filosofía abierta y solo a futuro podremos observar los resultados de esta decisión.

    Espero que Colombia aumente el desarrollo de estos espacios y este muy alerta de lo que pueda suceder en México! 🙂

  • Regularmente escribo respuestas largas para explicar temas complicados, el cual no es el caso en esta ocasión, la respuesta es extremadamente simple:

    “¡Lo que no es de nadie ES DE TODOS!”

    ¿Qué parte no se entiende?

    Aunque al final de cuentas el nombre es lo de menos, si en el futuro existe algún problema con el nombre o marca “BarCamp” pónganle algúna variante al nombre, LO QUE IMPORTA ES EL MOVIMIENTO!

  • Humm ¬_¬ interesante ¬_¬ Creo que yo también registraré Barcamp aquí en Colombia ¬_¬ Pero claro está que por el bien de la comunidad ¬_¬ sí ¬_¬

  • Stephen

    Realmente me da vergüenza leer que una connacional haya llegado a esto.

  • Stephen

    Tanto en el “Tratado sobre el Derecho de Marcas”, como en la “Ley de la Propiedad Industrial” de México, existe la figura de “marcas notorias” o “marcas notoriamente conocidas”. Barcamp tiene lo suficiente en México para acogerse a esta figura. ¿Entonces por qué registrarla como “marca nominativa”?

  • Stephen

    Antes de ganarme un bu! aclaro fue sarcasmo