Menu Superior

Internet y política: Trampas de la brecha digital

No cabe duda en que muchos hemos encontrado en Internet un baluarte desde el cual defender nuestras posturas políticas e intereses ciudadanos con las mismas ventajas que podrían tener los tradicionales líderes de opinión de los medios masivos comerciales.

Cambiando el costoso estudio de televisión, o la populosa redacción de un diario impreso, por la familiaridad de nuestro asiento favorito en el hogar o café-internet, podemos hacer patente nuestro descontento con las políticas de la autoridad de una forma más honesta, desinteresada y, a veces, con más adjetivos de los necesarios.

Las consecuencias de ello son aún diferentes comparadas con las reacciones que podrían ocasionar una columna de un impreso o la editorial de un analista en la televisión pues, estas últimas, causan un revuelo en la opinión pública que hace dudar a la autoridad sobre si el proceder que están siguiendo es el más correcto.

En Internet es un tanto diferente debido a que autoridades siguen sin considerar a los líderes de opinión en Internet como factores influyentes en la opinión pública, en casos extremos la única respuesta por ello es represión y temor. Yoani Sánchez lo sabe y el gobierno de Cuba también lo sabe. Las negativas del gobierno de la isla para que Yoani salga de su país la hacen un rehén de su propio estado debido a sus críticas que Sánchez hace mediante su blog. El costo ha sido elevado para esta mujer pues es sabido el caso reciente de violencia que padeció por lo que, parece ser, una represalia del régimen contra su labor formativa de opinión.

Casos como el de Yoani hay muchos que se repiten en todas latitudes; la conclusión inmediata sobre estas prácticas represivas es que los estados no están respondiendo con la congruencia que exige la democracia que presuntamente gobierna al mundo, muy al contrario, parece que con estas muestras de temor ante la libertad de expresión salen a la luz los verdaderos rostros del estado moderno.

1178168_abstract_shapeExisten otros casos en los que la política de un país de ponto se ve envuelta en lo que sucede en Internet. México ha tenido en días recientes un caso que, de no ser porque sus consecuencias afectaron a millones de personas, sería risible por los altos grados de ironía.

En la discusión sobre la ley de ingresos que el gobierno federal de México había enviado al parlamento se incluyó un 2% de incremento adicional a los consumidores de Internet. El rechazo de los usuarios no se hizo esperar y no hubo blog o cuenta de twitter que no expresara oposición ante dicha intención. Un grupo reducido de senadores en México escucharon hablar de un fenómeno curioso que agrupaba a muchos inconformes que se oponían al aumento de impuestos a los usuarios de Internet y decidieron escuchar sus demandas. El resultado fue penoso.

Lo que comúnmente podría llamarse “Circo mediático” es posible que la expresión más adecuada sea la de “Flooding de Hoygans” . Los ciudadanos que acudieron a la cita con los senadores mexicanos en su mayoría trataban de explicar, sin éxito, por qué era inconveniente aumentar el impuesto a Internet. En el intento de esa explicación recurrían a argumentos reduccionistas y ejemplos burdos de lo que Internet puede transmitir; los más vergonzosos fueron alusiones a “una señora que exporta pan de plátano gracias a Internet” y de otra usuaria, dominada por el nerviosismo y una mar de ideas revueltas, que usó el ejemplo de: “tubos a china que mandan paquetes de información”.

Luego de ese episodio la sensación de muchos usuarios de internet que seguían el caso con atención fue de decepción, fundamentada en el desperdicio que significó tornar esa reunión con los senadores en una clase sobre “Cómo abrir una cuenta de Twitter en cinco minutos”. Eso no es todo. La ley de ingresos, con su inciso sobre el incremento del 2% de impuesto a Internet, fue modificada pero no como todos lo esperábamos. La ley ahora contempla que los usuarios de Internet no pagarán ese impuesto adicional siempre y cuando lo contraten como parte de un paquete Triple Play (Televisión, Telefonía e Internet); y más: las conexiones a Internet mediante tecnologías 3G, EVDO también sufrieron un incremento adicional de impuestos.

La derrota la sufrimos todos los consumidores pero queda para la reflexión sobre que tan preparados están ciertos usuarios de Internet en México al enfrentar a su autoridad sobre los temas que le conciernen.

Lo evidente es que la autoridad que hoy gobierna creció viendo televisón en blanco y negro, conoció la transición a color, descubrió la tecnología del disco compacto ya bien entrados en los treinta años, a los cuarenta comenzó a usar computadoras con muchas limitantes, y en el ocaso de sus vidas apenas y saben mandar un email medianamente bien. No podemos culpar que no sean expertos usuarios, pero si podemos hacerles responsables de no estar enterados sobre el cambio en los paradigmas de la libertad de expresión y las consecuencias que muchos pagamos por esa ignorancia.

2 Responses to Internet y política: Trampas de la brecha digital

  1. cesarklinger noviembre 12, 2009 at 7:38 pm #

    esta muy interesante esta noticia me gusto mucho

  2. brenda lizbeth diciembre 4, 2009 at 2:38 pm #

    kmamadaz deveras

Deja un comentario