La responsabilidad social ¿Moda o nuevo paradigma?

Común es escuchar en conversaciones informales entre gerentes, emprendedores e incluso profesores de administración, a alguien que dice "qué bueno que estás en eso de la Responsabilidad Social Empresarial, eso está de moda".

Común es escuchar en conversaciones informales entre gerentes, emprendedores e incluso profesores de administración, a alguien que dice “qué bueno que estás en eso de la Responsabilidad Social Empresarial, eso está de moda”.

Seguramente en el marco de referencia de ese interlocutor se mantienen vigentes las tesis de Calidad Total, Just in Time, o metodologías como las que propone el Balance Score Card.  Estos y otros modos de gestión ciertamente han tenido momentos estelares en los que han llegado a ser best sellers en la literatura de negocios.

En tales casos lo que dio origen a esa “moda” fue un procedimiento, instrumento o metodología. No así en esta oportunidad.

La Responsabilidad Social Empresarial no puede ser1148656_366439021 considerada una moda pasajera, pues su esencia es la consideración de un valor esencialmente humano, el compromiso, que se hace extensivo a una persona jurídica -institucional, u organizacional- representada por una empresa o corporación.

En los meses recientes importantes líderes mundiales han resaltado la importancia de la responsabilidad como valor esencial para reordenar el funcionamiento de la sociedad y la economía.

Lo ha hecho el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban ki-Moon, quien ha reiterado en distintos foros mundiales la necesidad de actuar con responsabilidad en lo económico, ambiental y social para superar la crisis económica.

En un marco más historiográfico, Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, preguntó a los asistentes al Foro Económico Mundial en Davos (enero 2009) “¿cómo se definirá la primera mitad del siglo XXI?” Él mismo se respondió afirmando que debería ser la era de “globalización responsable, donde la inclusión y la sostenibilidad prevalezcan sobre el enriquecimiento de unos pocos”.

Así pues, la importancia de la responsabilidad como valor esencial, sea individual o institucional, tuvo en las pasadas semanas su más elevada expresión cuando el Papa Benedicto XVI hizo referencia explícita a la responsabilidad social en la Encíclica Caritas in Veritate:  “Sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia y responsabilidad social, y la actuación social se deja a merced de intereses privados y de lógicas de poder, con efectos disgregadores sobre la sociedad, tanto más en una sociedad en vías de globalización, en momentos difíciles como los actuales”.

El Santo Padre deja claro en ese documento pontificio del 29 de junio pasado que el amor -«caritas»- entendido como la fuerza que mueve a las personas a comprometerse en el campo de la justicia y de la paz, es un principio que debe regir no solo las relaciones familiares o de amistad, sino también de las macro-relaciones sociales, económicas y políticas.

¿Moda o nuevo paradigma? Ya veremos su desarrollo y los resultados que de este movimiento deriven. En todo caso, la apuesta a la Responsabilidad la están haciendo los más notables líderes mundiales. Si Barack Obama se equivocó en su discurso inaugural, cuando dijo que “lo que se nos exige ahora es una nueva era de responsabilidad”, entonces ¿qué quedará para nosotros y las de las generaciones que recién comienzan a vivir en este planeta?

Acerca del autor

luisindriago

Periodista, consultor, blogger; interesado principalmente en tecnología, negocios y responsabilidad social. @lindriago y lindriago.wordpress.com

  • pero muchas de las empresas que aplican RSC lo hacen para pagar menos impuestos, como campanhas de relaciones publicas para posicionar marcas, y con eso mantener a los medios de comunicacion contentos y que estos ignoren “pecadillos” ambientales o laborales.

    Ejemplos sobran de esos casos.

  • Definitivamente la RSE hace rato que dejó de ser una moda, pero es verdad que en algunas latitudes aún prevalece esa mirada porque no han tenido “su momento de impulso”.
    Lo que sí está más cercano es la idea de nuevo paradigma, al que bien le podríamos decir, “paradigma en transición” ya que en el ámbito empresarial se está ejecutando ampliamente desde hace varios años.
    Por esto creo que el modelo de RSE que veremos en el futuro cercano, será el de empresas que giran sobre este eje para llevar adelante su misión y visión (ver por ej. este debate acerca de eso: http://bit.ly/17n2b5 )
    Y sobre lo que dice “El desalmado” sólo se da esa situación en las acciones filantrópicas de las compañías, que no hoy en día no son la mayoría.
    La RSE comienza en el interior de la empresa, prestando atención a ciertas cuestiones que el modelo de negocios vigente hasta el siglo pasado no tenía en cuenta.

  • También hay que tener en cuenta que la RSE hace parte integral de la “experiencia de marca”, porque aporta credibilidad y lazos emocionales

  • Depende de nosotros como consumidores que no sea sólo una moda. Un abrazo

  • En timundo.com podemos encontrar una alta gama de empresas de América Latina las cuales se caracterizan por ofrecer servicios a la medida en el sector de desarrollo de software.
    Con el mejor servicio que oferce timundo.com pude encontrar lo que estaba buscando aparte de que el servicio es gratuito, también pueden registrarse y así las compañias ya registradas puedan conocer su mercado y lograr aliazas a futuro.

  • En timundo.com podemos encontrar una alta gama de empresas de América Latina las cuales se caracterizan por ofrecer servicios a la medida en el sector de desarrollo de software.
    Con el mejor servicio que ofrece timundo.com pude encontrar lo que estaba buscando aparte de que el servicio es gratuito, también pueden registrarse y así las compañias ya registradas puedan conocer su mercado y lograr aliazas a futuro.