Flashmob para reir más

No basta solamente con crear iniciativas de participación ciudadanas que busquen cambiar algo, también es importante convocar para reír, gozar y divertirse un rato. Lo anterior es lo que se logra cada vez que se hace un Flashmob en una ciudad.

Flashmob, traducido literalmente de inglés como “multitud instantánea” (flash – destello, ráfaga, mob – multitud) – una acción organizada en la que un gran grupo de personas se reúne de repente en un lugar público, realiza algo inusual y luego se dispersa rápidamente”, se dice en Wikipedia, donde también se aclara que para la convocatoria se utilizan diferentes medios como los móviles e Internet. Algunas veces  estas reuniones no tienen más fines que  entretener, pero pueden llegar  a convocarse por asuntos políticos o reinvidicativos.

El origen de estos encuentros se remontan al año 2002 cuando Howard Rheingold publicó un libro titulado “Smart Mobs: The Next Social Revolution”, donde invitaba a las personas a usar las nuevas tencologías de la información para autoorganizarse. Luego, un año después, en San Francisco, Rob Zazueta de creó flocksmart.com, donde los llamado mobbers inciaron las primeras convocatorias.

“A esta forma de interacción que combina lo social (sociológico en este caso) y lo tecnológico se le llama ciborg (homo digitalis), es decir la extensión de las capacidades humanas a través de la utilización de las TIC. Esta ciborgización del hombre social Kerckhove15 la describe como “extensiones electrónicas del cuerpo humano [que] permiten una rápida interacción entre el hardware y el software, entre el pensamiento, la carne, la electricidad y el entorno exterior”, se dice en el Volumen número 7 de la revista UNAM.

Aunque para algunas personas estos encuentros parecen locuras sin sentido, lo cierto es que  los  Flashmob se extendieron por  América Latina. El primero ejemplo que se dio  fue en el 2006 con el clásico de  Guerras de Almohadas: el  18 de noviembre en  Argentina y  el  2 de diciembre en Chile y Colombia. Mientras que en Perú, el 3 de diciembre de este mismo año, se organizó un Maratón de Burbujas.

En el siguiente video pueden ver una típica Guerra de almohadas:

En los países donde son más comunes estas convocatorias multitudinarias son Argentina, Chile, Colombia y México. Destacándose el hecho de que  algunos encuentros,   han tenido cierto tinte local que les aporta  identidad y autonomía. Un ejemplo es  México con el Flashmob titulado Revolución mexicana (2008), cuyas instrucciones se pueden encontrar acá.

Los últimos

  • En Medellín:

Este 18 de abril se realizó Flash mob de gala en el Jardín Botánico.  “La idea es ir bien lindo, “Titino” que llaman. O si quieres sacar todo el buen gusto que teníamos en la niñez, váyase bien “Pispo”, con Gafas y de Blanco y mascando chicle. Y bueno, juntarnos allí, ojalá con las quiceañeras que estén por ahí, y tomarnos fotos bien lindas para tener en nuestros álbumes que cuentan nuestra historia”, escribió en su blog Juan David Escobar. El resultado se puede ver y leer en este post.

  • En Chile

El 25 de abril se llevó a cabo Chile necesita reír más . Las instrucciones que se escribieron en el blog oficial eran las siguientes:

“Reúnete en el lugar indicado como si estuvieras esperando a alguien:
– En el momento que escuches la señal acústica empieza a reírte pero de forma paulatina, empieza con una sonrisa, más tarde ríete y finalmente a carcajada limpia.
– Puedes apuntar con el dedo y/o abrazar a otras personas que se estén riendo, tirarte al suelo y patalear, saltar, llorar de la risa, pero siempre sin parar de reírte!
– A los 5 minutos, cuando suene la segunda señal acústica deberás ponerte  totalmente serio  e irte como si nada hubiera pasado…”

Y como resultado el siguiente video:

Acerca del autor

Lina Ceballos

Periodista y dramaturga dedicada a la gestión de comunidades en Internet. A través de http://ibrika.co comparte su conocimiento y experiencia sobre Community Management y creación de contenido estratégico. En Twitter @linaceballos (http://www.twitter.com/linaceballos)