El opinométro 2.0 de las marcas

Como siempre me sucede,  al navegar desprevenidamente en la Web, encuentro  muchas cosas novedosas. Entre ellas,  una especie de opinométro llamado YosiYono.com que nació en México de la mano de Andrés Bianciotto y cuya idea es permitir que las voces de las personas se escuchen cuando opinan de una marca.

Así es,  desde un website simple y sencillo, con poco diseño, se puede votar  por las marcas registradas- que también pueden ingresar los propios usuarios- y escribir  diversos comentarios sobre éstas. Tanto los  votos como los comentarios se acumulan y quedan en el perfil de cada marca, permitiendo ver la percepción del consumidor en general.

Como se explica en la página oficial, hay tantas versiones de una misma marca como las experiencias que cada consumidor tiene con ellas o en otras palabras: “”¡Me hartaron!”, “¡Me encanta!”¿Qué opinas de las empresas y marcas que forman parte de tu vida? Aquí puedes hacer que tu voz se oiga”.yo

De ahí que no sólo haya espacio para las cosas negativas, sino también para lo positivo que merece ser destacado de una empresa o grupo. Sin embargo, la mayoría de las opiniones son quejas que se presentan frente  al resultado que esperaba el consumidor.

En este aspecto es fundamental entender que: “No sólo se trata de comunicar beneficios e ideales a través de la publicidad, sino que se trata de ser consecuente en la experiencia total del consumidor. El servicio post-venta, las garantías, los contratistas-instaladores, hay infinidad de factores que influyen en la percepción que el consumidor tiene de una marca o producto”.

Hablando de la experiencia del consumidor, me parece que este espacio le puede servir a los miembros de Twitter que, aunque elevan su voz en este microbloging, muchas veces sus protestas solamente se quedan allí y no tienen el alcance que desean. Un ejemplo es el de Raigohead cuya historia con el grupo Bancolombia se puede ver en sus diferentes twiteos.

Por ello, si Raigohead decide escribir en YosiYono.com su comentario sobre esta marca, le dará a otras personas la oportunidad de votar a favor o en contra, creando así un dialogo y un sano debate en pro del consumidor. Sea que Raigohead tenga razón o no, el punto es que con  Internet y la Web 2.0 hay mayor posibilidad de que lo escuchen y de que otros usuarios que hayan tenido experiencias similares lo apoyen.

Contexto

No es la primera vez que se hace algo así, ya que la Web 2.0 se presenta  como  puente para  que la comunicación entre el usuario y las empresas mejoren. Pero como muchas veces éstas últimas no están dispuestas a hacerlo, llegan otros usuarios que se convierten en intermediarios  y con ideas novedosas intentan que la voz de los consumidores se haga realidad.

En España Joan Jiménez, creador de Spoonch, la marca de la nada, está haciendo algo similar con  un grupo de Facebook, donde está realizando una campaña de promoción  entorno a Yo también quiero que mi factura de móvil sea Spoonch. Una idea que marca un importante precedente , digno de repetirse, ya que son los consumidores quienes le exigen a  una empresa el producto o servicio que desean.

Apropósito,  el siguiente video:

¿Crees que un  consumidor puede influenciar una marca? ¿Alguna experiencia 2.0?

Acerca del autor

Lina Ceballos

Periodista y dramaturga dedicada a la gestión de comunidades en Internet. A través de http://ibrika.co comparte su conocimiento y experiencia sobre Community Management y creación de contenido estratégico. En Twitter @linaceballos (http://www.twitter.com/linaceballos)