¿Por qué los inversores no apuestan por mi proyecto?

En el caso de Argentina las cifras hablan por sí solas. De acuerdo a datos del Observatorio Argentino de Capital Emprendedor, apenas 9 de los 45 millones de dólares disponibles para invertir en emprendimientos (el 30% corresponde al sector TI) llega a ser efectivamente utilizado. Es decir que existen más recursos de los que se usan. ¿Acaso el mercado se saturó y ya no se necesita más inversión? NO, más bien lo que sucede es que inversores y emprendedores no llegan al punto de convergencia necesario para que el negocio sea posible.

En este post no voy a analizar lo que sucede en toda la región, pues en cada país existe un ambiente de inversión distinta en el sector TI, de hecho, es muy difícil comparar el rubro de tecnología e información, pues existen países donde esta actividad es muy baja y no existen cifras de referencia, por lo tanto, analizaré el caso argentino para que nuestros lectores puedan evaluar si existen factores en común en su país.

Este 2009 será un año ciertamente difícil y los emprendedores latinoamericanos no están para perder una sola oportunidad de financiamiento. Si en tiempos regulares el 50 por ciento de las empresas quiebran durante el primer año y 9 de cada diez no superan los 5 años de vida como asegura en un interesante artículo sobre cómo armar un plan de negocios de Marcelo Gravano para MateriaBiz.

Le pregunté a Gabriel Jacobsohn, Gerente del Foro de Capital Emprendedor de Argentina,  acerca de las razones para que los inversores no confíen su capital a los proyectos TI, Gabriel fue enfático en señalar que “no se encuentran empresas interesantes para ser invertidas, y en ese término de interesantes, entran muchas cosas en juego. Estos fondos lo que buscan son empresas que ya tengan un modelo de negocio probado, con un volumen de negocio que permita asegurar que existe una estructura considerable atrás”

Por su parte Ismael Briasco, un exitoso emprendedor TI atribuye la falta de confianza en la poca madurez del mercado: “Argentina tuvo 2 etapas muy importantes. Si te fijas los emprendedores de 2001, casi todos eran egresados eran todos graduados de universidades importantes, pero no era gente de internet, sino gente del mundo comercial. Armaban sus proyectos para hacer dinero y punto. ¿Cuántos duraron de esa época? Uno, Mercado Libre.

Lo que pasa ahora es que los emprendedores son más técnicos que arrancan del producto, pero no se dan cuenta donde está el modelo de negocio seguro. Si tú no demuestras que ahí hay rentabilidad, los inversores no van a confiarte su dinero.”

Los emprendedores más importantes del sector TI de Argentina son aquellos que tienen más de una década en el negocio (Alec Oxenford, Marcos Galperín). Es necesaria una convergencia de experiencia e innovación de la nueva generación geek.

¿De qué inversores hablamos?

Los fondos que se pueden seguir de mejor forma son aquellos que se encuentran organizados e institucionalizados. No importa si son ángeles o VC, son simplemente aquellos que tienen líneas de acción claras y con los cuales la sinergia es posible como sucede con grupos como Aconcagua Venture , CAP Venture Capital, Innova Tekne ,Chrysalis Argentina o Buenos Aires Capital Partners . Te sugiero que entres a ver los proyectos que están financiando actualmente.

Gabriel Jacobsohn, fue muy claro al decirme que ahora los inversionistas buscan aquellos proyectos que ya estén en fase de crecimiento y expansión en otros países. En este análisis no cuentan los fondos de los propios emprendedores para arrancar su negocio: esos son imposibles de medir.

El modo de armar un proyecto TI en la actualidad requiere que los emprendedores pasen la etapa de startup, (ese primer año de prueba) y entonces tendrán más opciones de buscar capital fresco. La cifra base más conservadora según José Amorín  de KillerStartup son USD 10 mil, sin embargo pensar en unos USD 40 mil estaría mucho mejor, especialmente en los proyectos en español que viven de la monetización de las Web 2.0.

Confianza: esa cuerda floja

Como vemos el problema de financiamiento lo afrontan principalmente los proyectos que necesitan capital semilla. Arrancar de cero, no es algo que les interese a los inversores.

Sin embargo también existe un temor por parte de los emprendedores que ya estructuraron su negocio. “Algunos empresarios no quieren otro socio capitalista dentro de la empresa”, asegura Gabriel.  Y tiene razón, en varias conversaciones con emprendedores de Palermo Valley, muchos prefieren seguir en la autogestión antes que entregar parte de su empresa a un inversor que “podría echar a perder lo que ya se ha conseguido”.

¿Entonces cómo conseguir dinero? Ismael me habló de una estrategia clave: lograr el reconocimiento de emprendedores de prestigio: “así el proyecto gana confianza para atraer más inversiones, esas personas posiblemente no aportarán capitales importantes, pero enviarán una señal que luego se puede cuantificar en nuevos capitales”.

¿Qué aspectos se deben tomar en cuenta a la hora de elegir un inversionista?

Alguien que además de poner plata, aporte al negocio y no tenga únicamente una perspectiva de negocio. No todo es plata y un buen inversionista lo sabe.

Por lo tanto debes tener dinero para poner a funcionar tu proyecto, soportar el primer año, rodearte de gente que sabe, ir a capitales estructurados y probar tu modelo de negocio.

Acerca del autor

Maca Lara-Dillon

Co-founder & Chief Editor of PulsoSocial. Journalist and Researcher. She also worked for TV, Documentary Films and NGO´s in Ecuador and Argentina. You can follow her in Twitter on @macalara

  • despues de estallido de la burbuja.com en jul/2000 los inversores angeles se volverion mas exigentes toma mas encuenta que la idea sea mas rentable y viable es decir que haga por lo menos unos dolares para que se comienze a formalizar el modelo de negocio.