Cultura 2.0 hacia un nuevo consumidor

Hablar de la cultura 2.0 es un debate vigente y, aunque a muchos no les guste la clasificación de la Web con el 2.0, se debe aceptar que este concepto ya está difundido y por lo tanto usarlo aporta mayor claridad.

Este término fue acuñado por Tim O’Reill en el 2004  cuando se refirió, según Wikipedia, a la segunda generación de la Web. Una historia que comienza cuando finaliza la era de páginas estéticas y se presenta más interacción y comunicación entre los usuarios.

Retomando de nuevo lo que se dice en la mayor enciclopedia colectiva, se entiende por 2.0: “todas aquellas utilidades y servicios de Internet que se sustentan en una base de datos, la cual puede ser modificada por los usuarios del servicio, ya sea en su contenido (añadiendo, cambiando o borrando información o asociando datos a la información existente)”.

Así la palabra cultura 2.0 hace relación a la vida que se lleva en Internet que ha ido evolucionando poco a poco y que ha permitido la democratización de diferentes herramientas que van desde el correo electrónico, a la posibilidad de subir videos en diferentes portales, la creación de blogs y la participación activa en diferentes servicios como son las redes sociales.

Por otro lado, cada uno de nosotros ha evidenciado el ritmo acelerado con que ha crecido la Web, y esto se debe en parte porque ha cobrado gran importancia en el desarrollo de los países, y por ello muchos gobiernos le han apuntado a lograr mayor conectividad dentro de su región. De ahí que en Latinoamérica la cifra de conectados a Internet ha ido en aumento, llegando a 154 millones de personas, equivalente a un 27 por ciento de penetración poblacional.

400px-web20memeesEn esta evolución social que estamos viviendo, la cultura 2.0 es determinante, entendiendo ésta como: “el conjunto de todas las formas y expresiones de una sociedad determinada”. En este sentido es que podemos hablar de un nuevo consumidor o “Crossumer”, que cuenta con nuevas características y que, por ende, la forma de llegar hacia él es diferente y poco tradicional.

Acerca de esto, hace unos días salió el libro CROSSUMER, de Víctor Gil y Felipe Romero, del cual me entero gracias a un post de Joan Jimenez. En éste se dice que las píldoras del libro hacen referencia a la aparición de un nuevo consumidor o “Crossumer”: “resabiado, crítico y desconfiado, que huye de la publicidad y que cada vez más restringe su comunicación publicitaria hasta el ámbito del WOM (word of mouth) o “boca a oreja”, debido a una conexión social en red cada vez más predominante”.

Entonces la pregunta es: ¿cómo llegar a ese nuevo consumidor cada vez más inteligente e interconectado, y que en cierta forma también somos cada uno de nosotros?

Sobre esto en Theslogan.com.es, se escribió un interesante artículo en el que se dice que: “El Consumidor 2.0 es una persona bien informada, que se aburre rápido y es bastante inmune a la publicidad obvia, busca información innovadora y experiencias diferentes” y  por ello se recomienda utilizar las siguientes estrategias:

• “Mercados atomizados”.
• “Clientes “always on”.
• “Medios y canales progresivamente más interactivos”.
• “Mayor implicación del consumidor en el proceso de compra”.

Pero antes,  no se debe olvidar que la conexión entre la marca y el consumidor es de vital importancia, porque antes que todo las marcas están hechas de personas. Pero la pregunta es, que tan apropriado es termino de web 2.0 para describir la web? Tiene sentido continuar la terminología para iterar a la Web 3.0?

Person Joan Jimenez
Right click for SmartMenu shortcuts

Acerca del autor

Lina Ceballos

Periodista y dramaturga dedicada a la gestión de comunidades en Internet. A través de http://ibrika.co comparte su conocimiento y experiencia sobre Community Management y creación de contenido estratégico. En Twitter @linaceballos (http://www.twitter.com/linaceballos)