Educación IT, el emprendimiento indispensable

La diferencia de fondo en cualquier negocio, emprendimiento  o actividad es marcada por la gente. Un estudio publicado hace poco por la compañía Gartner indica que el nivel de preparación de los profesionales argentinos es la clave para el crecimiento del país en el rubro de creación de software y servicios informáticos (SSI), muy por encima de otros criterios como condiciones de producción y costos.

Conocedora de esta realidad, y tras haber conversado en una ocasión anterior con Nahuel Rando, en Expotoons 2008, decidí visitar Image Campus, en Buenos Aires. Quería conocer de cerca a uno de los institutos de formación más vanguardistas de América Latina, en donde estudiantes de todos los países de la región se forman en un rubro tan específico como es la programación de videojuegos.

Hablé con Jorge Porcellana, Director de Estudios de Image. Lo primero que quise saber era cómo había nacido la escuela. Y ahí va el primer punto a destacar: se trata de un emprendimiento tecnológico ciento por ciento argentino, que se originó de la necesidad de tener especialistas en la creación de videojuegos, que hasta hace tres años no se encontraban en el país.

Con una inversión superior a los 300 mil dólares (mi calculo me dice que puede sobrepasar los USD 500 mil), Image Campus es un proyecto enteramente privadIng Jorge Porcellanao, que se originó en respuesta a una necesidad creciente en el mercado laboral argentino: “Nosotros detectamos necesidades que no podían se cubiertas por las instituciones educativas formales. Había muchos emprendimientos en el país, de gente que estaba tratando de incorporarse a la industria de los videojuegos y no existían programadores de videojuegos preparados. Nosotros decidimos tomar este reto”, indica.

La oferta de la escuela es precisa y atractiva. Se ofrecen dos carreras: Desarrollo de Videojuegos y  Realizador Integral de Dibujos Animados, además de una serie de cursos de especialización profesional y programas, que me resultan verdaderamente interesantes. En sus pasillos y aulas pude conocer a estudiantes de Chile, Ecuador, Colombia y Panamá. El proceso de formación va desde cero: para animar hay que saber dibujar y crear movimiento tal y como en los primeros tiempos de Walt Disney: dibujando cada cuadro. La carrera es rigurosa y compleja.

“Muchos de los chicos que vienen, piensan que la carrera es fácil. Por lo general son gamers (jugadores consumados) de videojuegos. Ya cuando tienen que aprender matemática pura, geometría y demás algunos botan la toalla”, me cuenta Diego Ruiz, profesor de Image Campus quien además es uno de los principales desarrolladores de Three Melons, empresa argentina que realiza videojuegos para Estados Unidos y Europa.

En este 2009, saldrán los primeros graduados de Image Campus. Serán 20, la cifra me sorprendió.

¿Por qué apenas 20?, pregunté

Es verdad, enfrentamos un serio problema: las empresas interesadas “sacan” a  los estudiantes cuando todavía están verdes. Los chicos se ven tentados por ganar dinero rápidamente y terminan desertando de la carrera por trabajar a tiempo completo, afirmó Jorge Porcellana.

De esta manera se afecta al proyecto de dos formas: la primera es que los jóvenes no acaban su ciclo de formación (3 años)  y se ven obligados a aprender lo que les falta en el camino de manera desordenada, cometiendo muchos errores o acudiendo a mañas. En segundo lugar, es negativo para la sostenibilidad del proyecto: perder al 60% de la cursada es peligroso para la sobrevivencia del emprendimiento.

Y así como se van los alumnos, los profesores tienen que lidiar con los cambios de horario en sus empresas. Por ello, Image Campus se encuentra trabajando en un acuerdo con las empresas para que no saquen a los estudiantes antes de tiempo.

Parte del acuerdo también es que las empresas sepan ceder a los mejores profesionales  para poder desarrollar buenos programadores a futuro. “Si no lo estructuramos de esta forma, no vamos a contar con lo más importante: el recurso humano”.

La industria del videojuego en Argentina crece exponencialmente. La oferta proveniente de empresas de Estados Unidos y Europa, sobrepasa la oferta de profesionales en el ramo. El escenario no puede ser más atractivo para las multinacionales del videojuego: consiguen talento de primera línea y los pagos se hacen en monedas más débiles como el peso argentino. Son algunos los casos donde los mejores profesionales de la industria terminan por ser reclutados en otros países. Eso que se llama fuga de cerebros.

Mi conclusión: la educación IT es el principal emprendimiento pendiente tanto para inversores como para compañías interesadas en la región y programadores profesionales. Durante los próximos años, el mercado de videojuegos crecerá hasta generar más de 63 mil millones de dólares, así que hay mucho por hacer y mucho por ganar. Hay que apoyar a iniciativas como Image Campus, que está haciendo muy bien las cosas,y claro apoyar la política del gobierno de la ciudad que se ha esforzado por incentivar esta clase de proyectos otorgando facilidades para su funcionamiento.

Acerca del autor

Maca Lara-Dillon

Co-founder & Chief Editor of PulsoSocial. Journalist and Researcher. She also worked for TV, Documentary Films and NGO´s in Ecuador and Argentina. You can follow her in Twitter on @macalara