Spoonch: No sé qué es, pero me encanta

Desde hace varios días vengo escuchando la palabra Spoonch en Facebook, en Twitter y  en algunos blogs, de ahí que, después de vivir un momento de inverosimilitud,  me provocó saber de qué se trataba: ¿Una comunidad? ¿Un nuevo producto? ¿Un servicio? Pero la explicación que acompaña este nombre, como verán, no ayuda mucho: “Spoonch es la marca de todo lo que tú quieras que sea. Es la marca de nada y de todo, es simplemente lo que necesitas. Una sonrisa, un imposible, un helado de chocolate… ¿Te apetece un Spoonch?”

Sí, no fue fácil, creo que lo leí como mil veces hasta caer en cuenta que no entendería lo que era sino hasta buscar más información. Entré a la página oficial con el fin de encontrar la respuesta a mi pregunta, pero, al contrario,  terminé mucho más pérdida de lo que estaba después de ver las siguientes entradas: ¿Lingus.tv es spoonch?, “En busca de la panadería”. Youtube es spoonch?, Tus rincones Spoonch en minube.com, Rincones más Spoonch 1 (minube), ¿Yearbookyourself es spoonch?, ¿Hacer tu propio Jackson Pollock es spoonch?

La impaciencia se acrecentaba, en definitiva necesita saber el porqué un grupo de personas lideradas por Joan Jiménez– quien parece tener la cabeza bien puesta-  estaban detrás de Spoonch, algo que según ellos no es nada. Entre las cosas que me pregunté estaban: “¿Pero de verdad no es nada? Pues si fuera así, para qué seguir buscando, a menos que esa definición sea intencional”. Y ahí fue cuando acudí directamente a Joan Jiménez, quien muy amablemente me remitió al grupo de Facebook que ya conocía, pero que no había esculcado en su totalidad.

Así que empecé a escudriñar algunas cosas que habían en este grupo:

•    Los dos videos de poonch Spot 1 y 2 que están en Youtube.
•    El concurso: Tus rincones más Spoonch.
•    El foro Conjugar en Spoonch

Después de ver esto no me importó aceptar que  Spoonch fuera la marca de nada, porque terminé encantada de ser participe de una de las, aparentemente,  tonterías más divertidas y profundas que se están viviendo en la Web, pues con ésta Joan Jieménez quiere responder a la pregunta: ¿Se puede construir una red social sobre la nada? A lo que el bloggero Joaquín Borrego Díaz, quien escribió en un acertado análisis, dice: “Spoonch tiene un enorme potencial como marca. Si el ritmo de crecimiento de la comunidad se mantiene, es previsible que a partir de cierto tamaño crítico  la marca de la nada tenga aplicaciones muy interesantes”.

Díaz también explica como ésta al no estar definida puede asociarse con otra marca que ya exista;  así mismo habla de la importancia que la red de usuarios de Spoonch le ha dado a ciertas URL, donde, asegura,  que entraría la economía de la atención; tampoco olvida mencionar como esto servirá de carta de presentación a Joan Jimenez, especialista en el branding 2.0; y  concluye diciendo que: “proporciona un método para crear marcas en la Web 2.0 a partir de la inteligencia emergente de la comunidad que la crea: primero creamos la comunidad, después creamos el producto”.

No hay duda que Spoonch es una estrategia que se sale de los parámetros normales, siendo un claro ejemplo del abanico de posibilidades que presenta la red y el branding 2.0, donde el usuario es el protagonista y se reemplaza el discurso por el diálogo.

Por último los invito a ser parte de este experimento.

Acerca del autor

Lina Ceballos

Periodista y dramaturga dedicada a la gestión de comunidades en Internet. A través de http://ibrika.co comparte su conocimiento y experiencia sobre Community Management y creación de contenido estratégico. En Twitter @linaceballos (http://www.twitter.com/linaceballos)

  • Ellos dicen que es una marca de nada y joan es una persona muy amable. Pero obviamente no es una marca de nada. Es un nombre pegajoso y una idea que luego van a convertir en un negocio. Aun no se sabe de que, porque depende de lo que el mercado dicte. Puede ser moda, puede ser entretenimiento, puede ser medios. Spoonch diría yo entonces, es un experimento comercial con un nombre increíblemente bien elegido. Ahora, personalmente, prefiero “democreated”: http://democreated.com/ . Desde un ppio te dicen: vamos a hacer una marca, no sabemos de que, pero vamos a hacerla, y tu si quieres puedes hacerte socio, recibiendo en un futuro utilidades por ello. Menos ´”bonito”, pero si más transparente y más claro como proyecto.

    Saludo y nos vemos por el twitter. Todo bien. 🙂

  • Gracias Federico por tu opinión. Ese link que das de democreated también es interesante, pero desde la página web se ve que es más acartonado, más serio, y eso lo hace menos divertido, característica que ha aumentado la popularidad de Spoonch. Pero claro, estoy de acuerdo contigo con que es más transparente y claro democreated, mientras que con Spoonch no sabemos a qué jugamos.